¿Cuál fue el primer reality show que se emitió en España?

El cambio de milenio comenzaba con la emisión de la primera edición de 'Gran Hermano', un experimento sociológico (o eso se hartó de decir Mercedes Milá) que nos mantuvo pegados a la pantalla durante los 90 días de emisión.

¿Pero fue este el primer reality español? En términos estrictos sí, pero tuvo sus antecedentes. En 1948, antes incluso de la comercialización de los primeros televisores, se emitió lo que se consideraría como el primer reality show de nuestro país bajo el título '¿Quiere usted ser torero?'.

Así, todo muy ibérico. En ese año sólo existían emisiones regulares de televisión en Estados Unidos y Gran Bretaña y eligieron este evento para intentar realizar una de las primeras retrasmisiones televisivas de un espectáculo al aire libre. Se trataba de una especie de concurso en la que unos "muchachos animosos" se las tenían que ver con un morlaco para demostrar que eran dignos de vestir el traje de luces.

El caso es que, con este maravilloso antecedente, y siguiendo los pasos de Holanda y Alemania, comenzaba el fenómeno 'Gran Hermano' en nuestro país, que abrió una puerta que no sabemos si hubiera sido mejor mantener cerrada.

A rebufo del éxito de 'GH' surgieron nuevos (y surrealistas) realitys como 'El Bus', que sólo tuvo una edición y que consistía en meter a una docena de concursantes en un autobús con el que recorrían España sin tener contacto con el exterior. Con un 24% de share, no fue renovado por una segunda edición al compararlo con la cuota de pantalla que obtenía 'Gran Hermano' (y salir perdiendo, claro). El pasado año, con motivo del 20 aniversario de su emisión, los concursantes participaron en un vídeo en el que contaban qué había sido de ellos tras el programa.

'Supervivientes' fue el siguiente reality en aparecer en antena, al principio con concursantes anónimos y, posteriormente, con famosos que es lo que se mantiene en nuestros días. Porque ¿quién quiere ver cómo sufren por sobrevivir un puñado de gente que no conoces cuando puedes reírte de lo que les ocurre a los famosos de turno y sus peleas por conseguir un trozo de hamburguesa?

'La casa de tu vida' (parejas construyendo juntas la casa de sus sueños), 'Acorralados' (famosos encerrados en una granja de principios del siglo XX), 'Confianza ciega' (parejas que se separaban en dos casas y tenían que mantenerse fieles pese a las tentaciones), 'Hotel Glam' (un grupo de famosillos haciendo cosas absurdas encerrados en un hotel), 'Gandía Shore' (un grupo de jóvenes fiesteros que sólo piensan en... pasárselo bien)... en el terreno de los realities, ha habido de todo.

En la actualidad se ha desatado un verdadero fenómeno con 'La isla de las tentaciones' que tiene un sospechoso parecido con 'Confianza ciega' pero en un ambiente paradisíaco y aliñado con la presencia de alguna pareja conocida para la audiencia. En poco más de un año se han estrenado tres ediciones y parece que Telecinco está dispuesta a aprovechar el tirón lo máximo posible consciente de lo efímero de la fama.

Pero volvemos a 'Gran Hermano'. ¿Qué le ha ocurrido al primer reality show de nuestro país? Su edición número 18, llamada 'GH Revolution', fue la piedra en su camino y, después de bajar en audiencia con cada programa, se decidió adelantar su final y dejar descansar el formato. Al menos en la edición con concursantes anónimos, porque 'GH VIP' y 'GH Dúo' todavía gozaban de buena salud.

Y digo gozaban, porque EL ESCÁNDALO, con mayúsculas, también pudo con él, aunque los efectos llegaron con carácter retardado. En esa última edición con anónimos se produjo un supuesto abuso sexual que nadie supo parar a tiempo y, para rematar la situación, decidieron ponerle las imágenes de la agresión a la víctima, que no recordaba nada por encontrarse inconsciente. Un año después de esta intolerable situación y mientras se emitía la segunda edición de 'GH Dúo', el boicot al programa y la retirada de anunciantes forzaron su cancelación y, de momento, nada ha vuelto a saberse de este formato.

Pero España no ha sido el único país en el que los escándalos han perseguido a este tipo de programas. En el reality 'Naked and Afraid' ('Aventuras en pelotas', en España), un hombre y una mujer deben pasar 21 días juntos y desnudos en mitad del bosque. Como consecuencia de esta precaria situación, algunos participantes han enfermado por comer tortugas o han contraído el virus del dengue. En la versión francesa de 'Supervivientes', un concursante murió de un paro cardíaco tras una de las pruebas y el médico que no pudo salvarle la vida se suicidó días después. En 'Dropped', otro reality francés, fallecieron diez personas al chocar dos helicópteros donde viajaban varios deportistas de élite y el equipo de la cadena de televisión TF1.

Por no hablar del reality 'Born in the Wild' donde si no se han lamentado desgracias ha sido por casualidad. El programa consiste en dar a luz en mitad del bosque alejados de la civilización y con la única ayuda de tu pareja. Está basado en un vídeo de YouTube en el que se muestra sin ningún tipo de censura el parto de una madre en el campo, sin ayuda de médicos y con toda su familia observándola (ibamos a publicar el vídeo, pero lo acabamos de ver y preferimos no hacerlo. Se llama Birth in Nature: Natural Birth, por si sentís curiosidad).

No nos aventuramos a conjeturar cuándo acabará la fiebre por los reality shows porque, cuando parece que el interés va decayendo, surge un nuevo formato que lo revoluciona todo. Y no entendemos cómo tienen tanto éxito porque si preguntas, nadie los ve, sólo los tienen de fondo mientras hacen otras cosas. Placeres culpables, que se llaman.

ADEMÁS: Leticia Dolera y la cultura de la violación (en 'GH'): "Gracias, Carlota"

Ver resumen Ocultar resumen

La cocaína y el gluten, el rotulador y el typex y otras gloriosas respuestas que ya son historia de Internet

Páginas