DavId Trueba y el muro de Melilla: 'A este lado del mundo'

El Festival de Málaga continúa mostrándonos el panorama inminente del cine español y David Trueba ha aterrizado en la Costa del Sol para mostrar A este lado del mundo, su última película. La premisa argumental es motivadora: un ejecutivo viaja a Melilla con la misión de averiguar cómo hacer un muro que no haga daño pero frene a los migrantes.

Una misión ¿humanitaria?

En esa paradoja se mueve este largometraje protagonizado por Vito Sanz, cuyo personaje es, en palabras de David Trueba, "una mezcla de James Stewart y votante de Ciudadanos" (según ocmentó David Trueba en El Confidencial).

Estimulante definición del personaje.

Interpreta Vito Sanz un señor normal camino de la mediana edad que no quiere líos, le parece bien el mundo tal y como está y quisiera vivir en un adosadito aunque sea a tropecientos kilómetros de su centro de trabajo. Y en Melilla ese modo de ver la vida cambiará. Porque tendrá que mirar el muro de cerca y, junto al muro, las existencias de quienes penan tratando de llegar a Europa para sobrevivir.

Actúa en la película  Zidane Barry, quien (en la vida real) saltó la valla de Melilla siendo adolescente y acabó en el célebre centro de Hortaleza como un mena más de esos que Vox señala con el dedo.

Aquí nos gustó mucho Casi 40, dirigida por David Trueba, en modo miniatura y muy parecida en algunos de sus ángulos al cine que hace Jonás Trueba (su sobrino). Y esta nueva pelícual tiene pintaza, la verdad. Porque somos partidarios Vito Sanz y del compromiso en el cine pero bien entendido. 

Y nada, que habrá que ir a las salas a ver A este lado del mundo, que no todo va a ser Santiago Segura y Christopher Nolan.

Caramba.

ADEMÁS: Películas españolas que (de tan malas) son buenas

Fotos: Gtres

 

Ver resumen Ocultar resumen

Escribo este artículo para nadie porque ¿quién demonios se acuerda de Éric Rohmer? Murió en 2010 y su cine (tan francés) es una celebración de la sentimentalidad y las horas dulcemente perdidas en interminables paseos sin propósito. Las películas de Rohmer siempre (o casi siempre) se desarrollan durante las vacaciones. Él decía que ahí, en ese tiempo libre ajeno a la tiranía laboral, es donde se halla la verdadera vida.

Ver resumen Ocultar resumen

Cuando hablamos de Mario Casas (A Coruña, 1986) ¿a quién nos referimos exactamente? ¿A un ídolo de adolescentes a punto de que caduque su esplendor juvenil? ¿O a un intérprete de los pies a la cabeza aclamado por crítica y público? Ambas cosas quizás, como bien saben sus seguidores y seguidoras desde los tiempos en que interpretara a un jovencísimo Ulises en la serie  El Barco o a Aitor en Los Hombres de Paco

Ver resumen Ocultar resumen

Quien pasee estos días por el centro de Madrid hallará la efigie del insigne Eddie Murphy en el mismísimo Teatro Real. Lo que más se ve son los colores del reino de Zamunda refulgiendo en la gris fachada de la ópera madrileña pero, al fijarse, la (o el) viandante reconocerá sin duda alguna esa sonrisa tan de Eddie, el hombre que hizo reir al mundo con las flatulencias de El profesor chiflado.

Páginas