Del odio al amor en tres sencillos pasos: ahora Almodóvar y Netflix se quieren

La delgada línea que separa el odio del amor, es la misma que acaba de sobrepasar Pedro Almodóvar para dar un giro completo a su relación con Netflix

El cineasta castellano-manchego, a través de su productora El Deseo, producirá una ficción para el gigante del streaming en 2019. Una noticia que fue confirmada por Agustín Almodóvar y que a mucha gente de la industria ha cogido con el pie cambiado. 

¿El motivo? Hace poco más de un año, Pedro Almodóvar encabezó las protestas del Festival de Cannes contra Netflix

ADEMÁS: La escatológica broma que Netflix ha colado a medio mundo

Ocurrió en mayo de 2017, cuando Netflix presentó en el festival francés dos cintas: 'Okja' y 'The Meyerowitz Stories' que gustaron, sobre todo la primera, a públio y crítica. No tanto al jurado, presidido por Pedro Almodóvar, quien criticó que las cintas no se estrenaran en las salas de cine, como se venía haciendo de toda la vida. 

La crítica del cineasta castellano-machego obtuvo respuesta de uno de los popes de Netflix, Ted Sarandos, responsable de contenidos de la plataforma. El gurú del streaming aseguró que lo importante "siempre será mejor ver cine en una pantalla pequeña que no verlo en absoluto. Manda el consumidor".

ADEMÁS: Tenemos nueva chica Almodóvar (Rosalía se suma a 'Dolor y Gloria')

Palabras que, un año después, han dado la razón a Sarandos. Netflix sigue creciendo, ya supera los 130 millones de usuarios en todo el mundo, y todos los grandes grupos se están subiendo al carro del streaming. No sólo ellos, los grandes nombres del cine, tanto delante como detrás de las cámaras, son cada vez más habituales en vídeo bajo demanda. 

Por si fuera poco, y también en el marco del Festival de Cannes, la productora El Deseo lanzó un comunicado desmintiendo que fueran a trabajar con Netflix en una serie. Curiosamente, la noticia contraria a la que se ha anunciado recientemente. 

ADEMÁS: ¿No querías caldo? Netflix renueva 'Insatiable', su serie más polémica

Los Almodóvar han pasado del odio al amor a Netflix en poco más de un año. Y lo han hecho asumiendo que los tiempos han cambiado y toca adaptarse. 

Arrepentidos los quiere Netflix y Sarandos. Al final, como bien dijo el CCO de la compañía, lo importante es el contenido y de eso, Almodóvar tiene para regalar. Una gran noticia que ambas partes hayan sabido enterrar el hacha de guerra y alcanzar un acuerdo. Al final, como bien dijo Ted Sarandos, el consumidor manda y quiere lo mejor. Y Almodóvar lo es. 

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una edición rara la de los Oscar 2021 y la retransmisión de la gala se saldó con un rotundo fracaso de audiencia. La gran industria quedó en hibernación (salvo excepciones) y la temporada cinematográfica ha sido una oportunidad para el streaming, el cine independiente y las apuestas arriesgadas. No ha habido una mala cosecha (para la que está cayendo). La crepuscular Nomadland, la empoderada Una joven prometedora, el hedonismo salvaje de Otra ronda, la militancia inteligente de Judas y el Mesias Negro.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una gala lentísima, con discursos eternos y un ritmo cansino como hacía tiempo no se daba. Lo de hacer una gala que pareciera una película, se ha conseguido, si la película era Roma, de Alfonso Cuarón. 

A pesar de todo, la 93ª gala de los Oscar ha dejado varios momentazos, una alfombra roja reducida pero tremenda y, sobre todo, un protagonista inesperado con una historia igual de inesperada y dura: la dedicatoria del Oscar de Thomas Vinterberg a su hija fallecida. 

Ver resumen Ocultar resumen

Y cuando todo apuntaba a que el Oscar póstumo a Chadwick Boseman cerraría la gala más aburrida de los últimos años, saltó la sorpresa. Anthony Hopkins, cuya actuación en El Padre es la mejor del año, se lleva de forma justa su segundo Oscar (tras el que se llevó por Hannibal Lecter en El Silencio de los Corderos en 1991). 

Así, el actor británico se convierte en el más veterano en ganar un Oscar, con 83 años. La faena es que ha sido de los pocos que no ha acudido a la gala para recogerlo. 

Páginas