10 estupendas series protagonizadas por mujeres

Parece que, por fin, el mundo de la televisión se ha dado cuenta de que las mujeres son mucho mas que un mero objeto decorativo. Las mujeres son fuertes. Las mujeres son libres. Las mujeres, por fin, han tomado conciencia de lo que son y lo quieren demostrar.

Hemos hecho un repaso de las diez series actuales que tienen a la mujer como protagonista y que, por fin, suponen un referente para esas niñas que se convertirán en las mujeres del futuro. Prepárate y disfruta.

Sky Rojo

Tres mujeres, Wendy (Lali Espósito), Coral (Verónica Sáchez) y Gina (Yany Prado). Tres mujeres prostituidas por diversas y dramáticas razones que tienen que huir del prostíbulo donde trabajaban después de matar (o eso creen ellas) a su proxeneta (Asier Etxeadia).

Así comienza una frenética huida, no sólo de las consecuencias del supuesto asesinato, sino de una vida en la que otros deciden sobre sus cuerpos y sobre ellas mismas. Donde son sodomizadas, humilladas y chantajeadas a diario. Donde, a veces, sólo la droga puede conceder un necesario momento de evasión.

Pero no es una huida cobarde. Wendy, Coral y Gina plantan cara a esos hombres que creen que el cuerpo de una mujer puede ser objeto de mercadeo. Plantan cara a una sociedad que es la primera de Europa en consumo de prostitución. Quieren recuperar el control de sus vidas.

La casa de Papel

¡Empieza el matriarcado! De acuerdo, no es una serie protagonizada únicamente por mujeres, pero las mujeres que la protagonizan son pura dinamita: Tokio (Ursula Corberó), Nairobi (Alba Flores), Estocolmo (Esther Acebo), Lisboa (Itziar Ituño), Alicia Sierra (Najwa Nimri) y Manila (Belén Cuesta). Cada una, a su manera, da una lección de fuerza y empoderamiento que puede (¡por fin!) suponer un referente femenino para las más jóvenes.

Tokio es sinónimo de poder, de fuerza, de acción. Una mujer a la que no le importa tomar las riendas de la situación cuando las cosas se ponen difíciles. Aunque quizá los guionistas explotan un poco de más su atractivo físico.

Nairobi es luchadora, resiliente. Una mujer que sienta cátedra cada vez que habla: "¿Sabéis qué da mucho miedo también? Volver a casa de noche sola. Pero una continúa haciéndolo".

Estocolmo no es un icono feminista al uso, pero en la última temporada la vemos más luchadora que nunca dejando de lado a Denver ante sus continuos comentarios zafios y machistas. Minipunto para ella.

Lisboa era un personaje fuerte y decidido como policía y lo es ahora como atracadora. Acostumbrada a lidiar con los prejuicios del cuerpo policial, copado por la testosterona, consiguió sobrevivir a una relación de maltrato y a las constantes suspicacias de su entorno.

Alicia Sierra es retorcida, sí, pero también inteligente, fuerte y luchadora. Sólo ella podía dejar con el culo al aire a todo el Ministerio del Interior y encontrar la guarida del Profesor en cuestión de dos capítulos.

Con Manila no estamos seguros, aunque sólo sea porque se ha pasado toda la pasada temporada fingiendo ser una rehén más. Finalmente se harta de su papel y le pega un tiro a Arturito por haber drogado y violado a otra de las rehenes. ¡Toma despertar!.

Las chicas del cable

¿Cómo una serie ambientada en una época en la que la mujer era prácticamente un cero a la izquierda puede dar una lección de sororidad y feminismo? Mujeres que se apoyan entre ellas para luchar contra una sociedad que no las considera aptas para nada más que para llevar una falda y pasar llamadas.

Lidia (Blanca Suárez), se pasa la vida luchando por llevar una vida mejor en un mundo manejado por hombres. Cuando llega a Telefónica, por fin, encuentra una familia junto a sus amigas.

Ángeles (Maggie Civantos) lucha por acabar con la opresión a la que le somete su marido. Y lo logra (muerte mediante).

Marga (Nadia de Santiago) es quizá la mujer más alienada de la serie, pero su evolución es brutal, salvando mejor que todos los hombres juntos, tanto a su marido como al resto de sus amigas.

Carlota (Ana Fernández) es la mujer más feminista y adelantada a su tiempo de la serie. A pesar de haber nacido en una posición privilegiada, lo deja todo para conseguir su propia emancipación como mujer.

Sara (Ana Polvorosa) es en realidad Oscar, un hombre transgénero que tiene que luchar contra una sociedad que le considera una aberración.

El embarcadero

Una serie que no hubiera triunfado del mismo modo sin el magnetismo y la fuerza de sus dos protagonistas femeninas: Verónica Sánchez (Alejandra) e Irene Arcos (Verónica).

La serie comienza con una muerte, la de Óscar (Alvaro Morte), que aparentemente se ha suicidado. Su mujer, Alejandra, es una prometedora arquitecta recta y cuadriculada que queda destrozada al descubrir que su marido llevaba una doble vida junto a Verónica con la que, además tenía una hija.

Lo que podría traducirse en una 'pelea de gatas' que tanto ha gustado en la historia de la televisión, se convierte en una de sororidad, fraternidad y, posteriormente, amor entre dos personajes femeninos que representan la fuerza mental (que no bruta).

Vis a Vis

Una serie ambientada en un penal femenino, no podía tener protagonistas que no fueran mujeres, aunque algún hombre se cuela por ahí, en los papeles de villano y de (¡maldición!) salvador.

La evolución de Maca (Maggie Civantos) en esta serie es brutal. De modosa y apocada, pasa a ser la que parte el bacalao en la prisión. Censurada muchas veces por comportarse igual que lo haría un hombre en su situación, Maca es sinónimo de superviviente.

Zulema (Najwa Nimri) es la villana por excelencia. La más odiosa de la serie pero, a su vez, referente de mujer fuerte, que no le importa lo que piensen ni digan los demás.

Saray (Alba Flores) muestra una problemática: la posición de las mujeres en el mundo gitano. Y si además son lesbianas, como es el caso, la problemática se recrudece.

Hay muchas más mujeres en papeles importantes dentro de 'Vis a Vis', pero estas tres son las más interesanes.

Gambito de Dama

Una serie que narra la vida de una mujer prodigio del ajedrez en un mundo exclusivamente de hombres, no puede considerarse de otro modo más que feminista. Además, rompe con los estereotipos de perfección y sumisión femenina, al describirnos a una mujer adicta a los tranquilizanes que lucha por vencer a los hombres y convertirse en la mejor ajedrecista del mundo.

El cuento de la criada

Un mundo en el que la mayoria de las mujeres (¿de verdad?) son estériles y ha tomado el mando un grupo de hombres que, con la religión por bandera, obligan a algunas mujeres a servir como mero aparato reproductor. Es una serie dura, en la que ves cómo, con total impunidad, violan a mujeres para dejarlas embarazadas y, después, robarles a sus hijos y cambiarles de casa para volver a repetir la operación. Mujeres que tenían una carrera, una vida, una familia. Mujeres que son sujetos de derecho pero que, en ese mundo llamado Gilead y surgido de la mente de Margaret Atwood, son sólo instrumentos de uso y disfrute de los hombres.

June (Elisabeth Moss), es una de las Criadas a quien han separado de su marido y su hija para servir a los designios de ese Dios que envenena la mente de los devotos de Gilead. Pero no está dispuesta a aceptar su destino y lucha contra todo y contra todos para derrocar ese régimen.

Las escalofriantes aventuras de Sabrina

Basada en una sitcom de lo 90 llamada 'Sabrina, cosas de brujas', se parece a su antecesora en el nombre de las protagonistas (y el gato) y su condición de brujas, pero poco más. Con una ambientación mucho más oscura, la problemática principal de la primera temporada de esta serie es la negativa de Sabrina a ofrecer su cuerpo y su libre albedrío al diablo. Ella es una mujer libre y así se presenta ante la audiencia. Tratando temas como el sexismo, el racismo y la homofobia, 'Las escalofriantes aventuras de Sabrina' se desmarca del caracter naif y 'para todos los públicos' de la Sabrina original para erigirse como referente del feminismo.

Jessica Jones

¿Alcoholica? Sí. ¿Traumatizada? Es posible. Pero si algo no se le puede decir a Jessica Jones (Krysten Ritter) es que no es un personaje fuerte. Para empezar, su superfuerza es un poder típico de los superhéroes masculinos. Las superheroínas siempre estaban vinculadas a la elasticidad, la capacidad de cambiar de aspecto y poderes más 'femeninos' como el control mental. Pero Jessica es fuerte, es una tipa dura, no viste a la moda, no es curiosa ni sensible y, además, no considera el sexo únicamente como parte del amor. ¿A que al describirla te ha venido a la mente la palabra 'como un hombre'? Pues háztelo mirar.

Girls

Finalizamos este repaso con la que fue considerada la serie feminista por excelencia. 'Girls' está protagonizada, escrita, dirigida y producida por una mujer, Lena Dunham. Los personajes principales son cuatro chicas independientes y liberales que tratan temas como la liberación sexual, la aceptación del cuerpo, el acoso sexual o el aborto. Además, es una serie libre de tabúes en la que las imágenes explícitas abundan sin mucho pudor.

Con el tiempo, hay sectores dentro del feminismo que consideran esta serie demasiado simplista al centrarse sólo en tres puntos: la igualdad salarial entre hombres y mujeres, la emancipación de la mujer y la igualdad de derechos entre géneros. Pero bueno, por algo se empieza, ¿no?

ADEMÁS: Así luce 'Sky Rojo' lo nuevo de los creadores de 'La casa de papel'

Ver resumen Ocultar resumen

Pues sí, amigos, pese a su éxito, no tendremos segunda temporada de Gambito de dama. Así lo ha asegurado Scott Frank, cocreador  de a serie tras ganar el Emmy a la mejor serie limitada del año.

Ver resumen Ocultar resumen

Le ha costado más de un lustro pero, por fin, Netflix se ha elevado en una ceremonia de premios

Ha sido de la mano de su serie más reconocible, The Crown, que se ha llevado hasta siete galardones en la sección de drama. 

En el caso de la comedia, a pesar de haber estado más repartido, la sensación que queda es que Ted Lasso (Apple TV+) ha dominado gracias a sus cuatro premios. La realidad dice que Hacks ha estado a punto de aguarle la fiesta con sus tres Emmy. 

Ver resumen Ocultar resumen

Los 90 fueron terreno abonado para los slasher. Este género que nació a finales de los 70, con Halloween y floreció durante la década de los 80, tuvo una segunda edad dorada en la última década del siglo XX con títulos como Scream, Destino final y, Sé lo que hicisteis el último verano.

Páginas