El hilo de "machotes ibéricos feminizados"

Que FaceApp manda datos a China, Rusia, la Asociaciones de Padres de Alumnos y a Bill Gates a través de los nanobots habrá valido la pena, si el mundo nos sigue regalando hilos como el de "machotes ibéricos feminizados". 

El nombre del hilo no engaña. Son los machos alfa patrios de ayer, hoy y siempre, cambiados al género femenino de la mano de la famosa aplicación. 

Tipos duros, recios, seductores y, sobre todo, muy masculinos que, por un momento, verán salir a la luz su versión en mujer, por mucho que a alguno le duela su orgullo varonil. 

Ricardo Peregrina, autor de esta maravilla, reta a quien lo vea a adivinar quién es. Y lo cierto es que parece sencillo dar con el alter ego de todas las 'mujeres' del hilo. 

ADEMÁS: ¿Cómo se verían los famosos y famosas si cambiaran de género?

La pregunta, si queremos ir más allá, debería ser: ¿sí o no? Y es que más de uno suma muchos puntos con pelo largo y pendientes. Ahora, plantearles el asunto, es como pedir a Donald Trump algo de cordura. 

Es más, se sabe la respuesta casi unánime que darían más de uno si les plantearan, siquiera, una sesión de fotos similar: "por ahí, ni el pelo de una gamba". Clásico machirulo. 

Fotos: FaceApp

Ver resumen Ocultar resumen

Hay muchos tipos de famosos y los selfies pueden servir para categorizarlos

Están los que se hacen selfies con todo el mundo. 

Los hay que nunca se hacen selfies, salvo que haya cámaras delante. 

Ver resumen Ocultar resumen

Cuando se habla de bulos, no siempre se refieren a macrogranjas, carnes de mala calidad o política. De hecho, en otros ámbitos salen bastante más caros. 

Y si no, que pregunten a Mediaset, cadena que tendrá que pagar la nada desdeñable cifra de 180.000 euros a Jesulín de Ubrique y María José Campanario por vulneración de su derecho al honor y la intimidad. 

Ver resumen Ocultar resumen

Que 2022 ha empezado raro, es un hecho. 

Ahora, el nuevo año también ha dejado perlas dignas de reseñar y dos de ellas llevan la firma de Danny Boy-Rivera. 

El cómico volvió a despelotarse en La Resistencia, para honra de un Javier Gutiérrez que pensó que su bigotazo sería lo más peludo del programa. Estaba equivocado. 

Páginas