El jeroglífico cinéfilo que arrasa: Nombre de actriz española

"Jeroglífico. Actriz española". 

Tres palabras ha necesitado el tuitero Profesor Baruc para poner a pensar a un buen puñado de tuiteros cotillas y picados. 

La premisa no puede ser más sencilla, aunque la resolución es algo más enrevesada. 

ADEMÁS: Datos curiosos que (tal vez) no conocías y te van a sorprender

De hecho, no hay más que echar un ojo a los comentarios para ver que alguno ni se acerca. 

Y es que, mucha sorna, mucha guasa, pero se cuentan con los dedos de la mano quienes han acertado la respuesta a la primera. 

ADEMÁS: Los tuits más incendiaron de Donald Trump

Sea como sea, Twitter se creó para compartir este tipo de contenidos. Amables, divertidos y evocadores de otros tiempos. Tiempos en los que Christopher Reeve, no sólo estaba vivo, sino que dignificaba como pocos la labor de Superman.

Dicho lo cual, toca hacer balance y comprobar cuánta gente ha dado con la actriz española escondida en la escena. En este caso era Clara Lago. Y la solución vebía de 'Clark Halago'. ¿No es maravilloso?

No es fácil. 

Fotos: Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

De los creadores de "la nieve no existe, es plástico" o "la vacuna tiene microchips para que Bill Gates nos controle", llega el cierre de la trilogía negacionista: "el volcán orquestado". 

La entrega que no vimos venir. La secuela que nadie pidió pero que Twitter necesitaba. El brindis al sol más gratuito que jamás se ha echado alguien en redes sociales. 

Ver resumen Ocultar resumen

¿Por qué llevaba Pedro Piqueras 15 años esperando para salir del plató de Telecinco a presentar los Informativos? 

El volcán de la Isla de la Palma de Cumbre Vieja es la respuesta

Ni dos crisis económicas históricas, ni una pandemia, ni la Sálvame Fashion Week parecían ser lo suficientemente apocalípticas como para que el presentador saliera del plató de Telecinco

Ver resumen Ocultar resumen

Ante la fuerza desbocada de la naturaleza (y más si va a acompañada de ríos de lava y columnas de humo) se pueden producir diversas reacciones. La más habitual es salir corriendo no vaya a ser que el volcán haga como en Pompeya y nos deje convertidos en piezas de museo.

Pero también están quienes se lo toman con calma.

Y lo primero es llenar la barriga y luego ya veremos.

Al menos es lo que se desprende del audio incluído en un vídeo sobre los primeros momentos de la erupción en la isla de La Palma.

Páginas