El lamento del tertuliano

Qué difícl es ganarse el pan de tertulia en tertulia. Y lo decimos sin asomo de ironía. Ser tertuliano progresista y no morir en el intento resulta un heróico empeño cuando tienes enfrente a la vociferación armada de fake news, frases hechas y sarcasmos de barra de bar y carajillo.

Así que pasa lo que pasa.

Hay domingos que uno piensa lo que se le viene encima en cuanto empiece el lunes y se le cae el alma a los pies.

Le ha sucedido a Antonio Maestre, que ha expresado su hartazgo en un tuit revelador.

Efectivamente. A ver qué toca esta semana de tertulianía aunque podríamos apostar a que se hablará de los que han robado Nike en los disturbios de Barcelona, la presunta presencia de MENAS en las manifestaciones y otras finas hierbas sacadas de la brocha gorda con que cierto periodismo se maneja.

También, claro, puede debatirse sobre la pancarta que se vio en Barcelona y que a Antonio Maestre le parece, con razón, un elemento clave para entender las protestas de estos días.

Malos tiempos para la lírica.

Pero es lo que hay.

Ser tertuliano es jodido pero (como dicen los viejos periodistas) peor sería trabajar.

Así que a ello, a batirse el cobre en los platós y luego en Twiter y... buff... cansa sólo de enunciarlo. 

Era más fácil cuando La noria y el bipartidismo María Antonia Iglesias / Alfonso Rojo.

ADEMÁS: Las 10 peores películas de todos los tiempos (por decisión popular)

 

 

Ver resumen Ocultar resumen

Qué fue de o el clickbait perfecto, confesémoslo. Y más cuando hablamos de Beatriz Montañez, estrella de la televisión cuyo rastro se perdió y a quien recordamos en El Intermedio con un Wyoming de los primeros tiempos heroicos, cuando tanta falta hacía un rojo hablando a las masas desde el televisor.

El caso es que Beatriz Montañez se fue y ahora ha vuelto con un libro debajo del brazo.

Ver resumen Ocultar resumen

Turbiedades tras cada programa y otras cosas que contó Aguado.

Ver resumen Ocultar resumen

A ver. Quizá a usted le caiga mal Toni Cantó (o bien, ¿por qué no?) pero admitamos que antes de lanzarse a la vorágine política era un actor eficiente. Más o menos. ¿Se acuerdan de él en 7 vidas?

Páginas