El pasado de Cristina Cifuentes en una portada de la (fenecida) revista Tiempo

Ella es Cristina Cifuentes allá por los años 80 aproximadamente. Una joven militante del PP con grandes ambiciones y grandes esperanzas (como en Dickens) cuya fotografía rescató la revista Tiempo en marzo de 2015 para su portada.

Por aquel entonces, días previos a mociones de censura y másters envenenados, Cristina Cifuentes era un valor en alza dentro de un PP donde todo era conmoción.

Pero la política es una montaña rusa y ya se sabe.

El caso es que la gente de Tiempo recuperó el rostro juvenil de Cristina Cifuentes para su portada y estos días todavía esa imagen está circulando dado que la líder del PP madrileño está de rabiosa actualidad.

portada-de-revista-tiempo-marzo-2015

Relataba la revista Tiempo en un interesante artículo de Antonio Rodríguez la biografía de Cristina Cifuentes antes de darse a conocer como estrella política y estrella de los informativos de televisión.

Hija de general de artillería y un ama de casa, de familia numerosa (ocho hermanos en total), militante en AP todavía en los lejanos tiempos en que Jorge Vestringe firmaba los carnets.

En Twitter hay quien ha recordado su paso por Nuevas Generaciones en aquella década de los 80, cuando todavía la Movida estaba en marcha y el Rock-Ola abierto o casi.

Sí, la de la foto también es (al parecer) Cristina Cifuentes.

ADEMÁS: El consejo de Paquita Salas a Cristina Cifuentes

Una derechista heterodoxa

Lo cierto es que Cifuentes siempre ha presumido de ser una mujer de derechas con un punto heterodoxo. Se ha declarado en alguna ocasión republicana y agnóstica y, antes de esta última legislatura, se aproximaba al perfil "progre" que, por ejemplo, Gallardón también cultivó.

Eso sí, quien recuerde su contundencia como delegada del Gobierno en Madrid, cuando mandaba sin remilgos a la policía a disolver toda manifestación no autorizada (o, incluso, autorizada), tal vez no le vea el lado progre a la actual presidenta madrileña.

cristina-cifuentes-y-ana-botella

La historia de Cristina Cifuentes es interesante tal y como la contaba la revista Tiempo: diputada en la Asamblea de Madrid en los 90 con Joaquín Leguina a punto de ser desalojado, directora de un Colegio Mayor con 31 años, astro ascendiente en un PP madrileño que, poco a poco, afianzaba su poder cuasiabsoluto en la Comunidad de Madrid.

Luego vino esta caída que no cesa y veremos donde para la fortuna política de Cristina Cifuentes.

¿Es su adiós definitivo o continuará en la batalla?

Veremos.

ADEMÁS: Paula Vázquez vs Cristina Cifuentes (en tres memes)

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Hemos disculpado durante tantos años la promoción de toxicidad, violencia y analfabetismo que se da en ciertos programas televisivos que ni nos quedan fuerzas para el cargo de conciencia. Pero quizá sea mi educación en colegio de curas lo que me ha hecho pensar en los días en que le reíamos las gracias a Carlos Navarro, alias El Yoyas, animal televisivo surgido en el Gran Hermano primordial y alimentado con ingentes cantidades de basura en Crónicas marcianas y otros espacios similares.

Ver resumen Ocultar resumen

Después de las vacunas, por sentido común, éste puede ser el experimento que mayor expectación ha causado en el mundo en 2021

Bueno, en el mundo tuitero. 

Vale, en el mundo tuitero de España. 

Ver resumen Ocultar resumen

¿Dónde está el límite para aceptar en democracia a quienes pretender socavar el sistema democrático, echar de España a quien no piensa como ellos y vociferar molestamente en radios y televisiones? Desde lo del otro día de Rocío Monasterio y Pablo Iglesias (y aún antes) estamos preguntándonos la cosa. Ignatius Farray, también preocupado por estas cuestiones trascedentales, ha lanzado un tuit al respecto.

Fascismo del bueno pertenece a la terminología de Ignatius.

Y sobre el fascismo y cómo soportarlo se habla aquí.

Atención.

Páginas