El sorprendente (y muy culto) Twitter de Kiko Matamoros

Ha caído el ministerio de Cultura en manos de Màxim Huerta (felicitado y criticado a partes iguales) pero perfectamente podría haber sido Kiko Matamoros quien llevase esa cartera en el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez.

Ya vemos mesarse los cabellos a parte del público circundante pero un momentito y dejemos los prejuicios a un lado.

Cierto es que Kiko Matamoros pertenece al universo circense del Sálvame y sería capaz de vender a su madre por un plato de lentejas televisivas. Sin embargo, todos tenemos nuestras contradicciones, qué caramba. No juzguéis y no seréis juzgados, como dicen los Evangelios.

Sobre si le gusta Pedro Sánchez, ahí queda eso.

Sobre Màxim Huerta destaca un dato que, seguramente, ha pasado desapercibido.

Y no está de más conocerlo.

El caso es que al asomarse al perfil de Twitter de Kiko Matamoros se halla un abundante número de tuits de contenido literario, lo cual siempre es de agradecer. 

Lo mismo recomienda a Agustín Fernández Mallo o Arturo Pérez-Reverte que retuitea para que se anime el personal a leer a ¡Emile Cioran! (que era un señor nacido en Rumanía y residente en París que escribía aforismos entre lo poético y lo filosófico absolutamente pesimistas y magistrales).

Pero esperen que aún hay más.

Kiko Matamoros, tuitero proceloso

Veamos otra muestra del entusiasmo de Kiko Matamoros ante el asalto al poder de Pedro Sánchez.

Veamos otro reuit culto de interés.

Tomen nota porque sí, La dulce ciencia, a juicio de toda la crítica, es el mejor libro de boxeo de todos los tiempos (recopila las piezas periodísticas que A.J. Liebling publicó en The New Yorker).

Ah, y un retuit más sobre otra de las aficiones culturales preferidas de Kiko Matamoros: el jazz. Nada menos que Coltrane.

¿Cómo se quedan?

¿A que, en su Twitter, Kiko Matamoros parece una persona diferente a la que sale en la televisión?

Esas cosas pasan. Nadie es perfecto ni tampoco imperfecto a tiempo completo.

Hasta esos monstruos que salen por la tele, si les miras de cerca, tienen su complejidad (y sus sentimientos).

Y hasta aquí la lección de hoy.

ADEMÁS: Tormenta de zascas a José Manuel Soto por decir esto de las ministras del Gobierno de Pedro Sánchez

  Foto: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Han pasado más de tres años desde que Rosalía paralizara al mundo con El Mal Querer

Desde entonces, la cantante barcelonesa se ha convertido en una estrella global, se ha asentado en Los Ángeles pero no había sacado álbum nuevo

Ver resumen Ocultar resumen

El problema de base es que en un restaurante griego, situado en Colorado (Estados Unidos), alguien ha hecho guisantes con cosas y ha decidido llamarlo paella española.

No sólo eso, además lo ha compartido en redes sociales, en concreto en Facebook, que ahora pertenece a Meta, pero sigue oliendo a naftalina y de ahí ha llegado a Twitter.

Y claro, se ha liado.

Primero el tuiterismo fue en serio (¡hey, una paella es esto!) y luego llegó el desfase haciendo pasar croquetas por arroz valenciano y otros delirios.

Ver resumen Ocultar resumen

Hace ya casi un año que Donald Trump abandonó la Casa Blanca y, desde entonces, el mundo es un sitio mejor.

A pesar de los eternos cuatro años que el multimillonario estuvo como presidente de Estados Unidos, había algo por lo que sí merecía la pena verle a diario en televisión: Melania Trump. Existia (existe) algo en el carisma de esa mujer poderosa que salvaba (salva) su figura de la quema. Y una sospecha permanente de que su unión con Donald Trump no es del todo un mar en calma.

Páginas