Emerald Fennell, una actriz y directora con derecho a Oscar

Escritora. Guionista. Actriz. Directora de cine. Nominada al Oscar. Y todo eso con sólo 35 años. La británica Emerald Fennell sabe hacer de todo y todo lo hace bien. Y su nominación al Oscar como directora de 'Una joven prometedora', su primera película, no hace sino confirmarlo.

Como escritora, Fennell se ha prodigado en la literatura infantil y juvenil. Lo cual no deja de sorprendernos si tenemos en cuenta que otra de sus facetas es la de guionista de una serie cuya protagonista es una asesina psicópata. ¿Doble personalidad? No lo creemos. ¿Inteligencia por encima de la media? Apostaríamos a que sí.

Pero es que, además, Fennell triunfa en la serie 'The Crow', donde interpreta el papel de Camila Parker Bowles, como antes triunfó en '¡Llama a la comadrona!', donde encarnaba a Patsy Mount, una enfermera lesbiana que debe ocultar su inclinación en la década de los 60.

La infancia de Fennell contó con muchos estímulos creativos, con un padre diseñador de las joyas favoritas de artistas como Elton John y Keith Richards y una madre diseñadora de moda y autora de la novela 'Dead Rich'. De la combinación de esos genes nacieron Emerald y su hermana Coco, también diseñadora de moda.

Emerald estudió en Marlborough College, el mismo internado al que asistió Kate Middleton, para graduarse posteriormente en Oxford. Con 15 años debutó como actriz en la serie policiaca 'Trial & Retribution' y tuvo pequeños papeles en películas como 'La chica danesa' o 'Pan: Viaje a Nunca Jamás'. Pero su carrera interpretativa despuntó con la serie 'Chickens' y, sobre todo, con su papel en '¡Llama a la comadrona!'. Hasta ahora, que triunfa como Camila Parker en 'The Crown'. Ahí es nada.

Como escritora, Fennell publicó su primer libro, 'Shiverton Hall', en 2013, una novela para adolescentes por la que fue seleccionada como finalista para el galardón Waterstone’s Children’ Book Prize. Su segundo libro, 'Monters', está dedicado a un público más adulto y fue definido como "una mezcla entre Roadl Dahl y Muriel Spark".

Precisamente su pasión por la escritora fue lo que le llevó a participar como guionista en la serie 'Killing Eve', donde tuvo que definir la evolución de la asesina a sueldo Villanelle ganándose así una nominación a los Emmy.

'Una joven prometedora' es su primer trabajo como directora. La película, protagonizada por Carey Mulligan, narra en clave de comedia negra la vida de Cassie, una joven muy prometedora que ve cómo su futuro se trunca por un misterioso evento. A partir de ahi surge una nueva Cassie, una mujer inteligente y astuta que se venga de los hombres que se cruzan en su camino con la intención de enmendar los errores del pasado.

Con esta película, Fennell se ha convertido en el nuevo estandarte del movimiento 'Me Too'. "Para mí, en toda su perversión, 'Una joven prometedora' es ante todo una película que habla de perdonar. Pero para perdonar, alguien tiene que pedir perdón”, dice Fennel sobre su película.

El filme, que tiene como escenario las muchas ramificaciones del abuso sexual, es considerado por muchos como un drama incómodo, pero Fennell considera que «hablamos de algo universal, desafortunadamente demasiado común, parte de nuestra cultura, algo de lo que incluso nos hemos reído en muchas películas”.

Sea cual sea la decisión del jurado el próximo 26 de abril, Emeral Fennel ya se ha hecho un nombre propio en Hollywood. "Ya he dormido lo suficiente este año como para ponerme las pilas". Toda una declaración de intenciones.

ADEMÁS: 'Nomadland' o el capitalismo apocalíptico

Ver resumen Ocultar resumen

El capitalismo se regenera buscando nuevas formas de esclavitud y ahora llega, en Estados Unidos (y veremos si en otros países del orbe desarrollado) la experiencia de volver al nomadismo para sobrevivir. Hablamos de gente que reparte para empresas como Amazon o va de ciudad en ciudad a la busca de la chapuza que se presente para ganar unos dólares. 

Ver resumen Ocultar resumen

Escribo este artículo para nadie porque ¿quién demonios se acuerda de Éric Rohmer? Murió en 2010 y su cine (tan francés) es una celebración de la sentimentalidad y las horas dulcemente perdidas en interminables paseos sin propósito. Las películas de Rohmer siempre (o casi siempre) se desarrollan durante las vacaciones. Él decía que ahí, en ese tiempo libre ajeno a la tiranía laboral, es donde se halla la verdadera vida.

Ver resumen Ocultar resumen

Cuando hablamos de Mario Casas (A Coruña, 1986) ¿a quién nos referimos exactamente? ¿A un ídolo de adolescentes a punto de que caduque su esplendor juvenil? ¿O a un intérprete de los pies a la cabeza aclamado por crítica y público? Ambas cosas quizás, como bien saben sus seguidores y seguidoras desde los tiempos en que interpretara a un jovencísimo Ulises en la serie  El Barco o a Aitor en Los Hombres de Paco

Páginas