¿En qué quedamos? Vox declina la invitación de los Premios Goya

Viendo la actitud de Santiago Abascal, presidente de Vox, con respecto a la gala de los Goya, una cosa queda clara, su  película favorita es 'El Perro del Hortelano'. Ni come, ni deja comer. 

Hace un año, la gente de Vox se quejaba amargamente porque no habían sido invitados a los Premios Goya. Lo hacía con un tuit en el que tiraba de ironía, permitiéndose dar recomendaciones a la Academia. 

"Qué pena. Queríamos recomendarles que hicieran alguna película sobre la gloriosa historia de España, Blas de Lezo, por ejemplo... porque los españoles volverían al cine y ellos dejarían de pedir subvenciones". 

La Academia del Cine Español, de mano de su presidente, Mariano Barroso, se excusó diciendo que no les invitaba porque, en ese momento, no tenían representación parlamentaria y sólo se invitaba a los líderes de los principales partidos. De hecho, partidos como ERC, Compromís o Bildu tampoco tenían invitación

ADEMÁS: Rocío Monasterio pide "subastar" Telemadrid

Pues bien, un año después, Vox cuenta con 52 escaños, es la tercera fuerza más votada en España y, como tal, la Academia de Cine ha enviado su invitación a Santiago Abascal, como presidente de Vox... ¡y el presidente de Vox ha declinado la oferta! Así lo recoge la Cadena SER

La gala, que tendrá lugar este próximo 25 de enero en Málaga, es la primera a la que es invitada el Grupo Parlamentario Vox. Un grupo que ha hecho de su cruzada contra las ayudas del cine, una de sus banderas. 

ADEMÁS: Anabel Alonso atiza a Vox y su respuesta se hace viral

No obstante, y a falta de 9 días para que llegue la gran fiesta del cine español, es más que factible que Santiago Abascal cambie de idea y acabe acudiendo a la gala. Al final, el 'donde dije digo, digo Diego' se ha convertido en algo tan habitual en política que estos cambios de idea resultan casi normales. 

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una edición rara la de los Oscar 2021 y la retransmisión de la gala se saldó con un rotundo fracaso de audiencia. La gran industria quedó en hibernación (salvo excepciones) y la temporada cinematográfica ha sido una oportunidad para el streaming, el cine independiente y las apuestas arriesgadas. No ha habido una mala cosecha (para la que está cayendo). La crepuscular Nomadland, la empoderada Una joven prometedora, el hedonismo salvaje de Otra ronda, la militancia inteligente de Judas y el Mesias Negro.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una gala lentísima, con discursos eternos y un ritmo cansino como hacía tiempo no se daba. Lo de hacer una gala que pareciera una película, se ha conseguido, si la película era Roma, de Alfonso Cuarón. 

A pesar de todo, la 93ª gala de los Oscar ha dejado varios momentazos, una alfombra roja reducida pero tremenda y, sobre todo, un protagonista inesperado con una historia igual de inesperada y dura: la dedicatoria del Oscar de Thomas Vinterberg a su hija fallecida. 

Ver resumen Ocultar resumen

Y cuando todo apuntaba a que el Oscar póstumo a Chadwick Boseman cerraría la gala más aburrida de los últimos años, saltó la sorpresa. Anthony Hopkins, cuya actuación en El Padre es la mejor del año, se lleva de forma justa su segundo Oscar (tras el que se llevó por Hannibal Lecter en El Silencio de los Corderos en 1991). 

Así, el actor británico se convierte en el más veterano en ganar un Oscar, con 83 años. La faena es que ha sido de los pocos que no ha acudido a la gala para recogerlo. 

Páginas