Frank Cuesta, drogas, tontos no viajados y echar 'a hosti**' a un voluntario

A Frank Cuesta se le pueden criticar más o menos cosas, pero no el hecho de ser un tipo meridiano. Lo que tiene que decir, lo dice, directo y al pie. Y recientemente ha vuelto a demostrarlo. 

Todo comienza con un mensaje en su Muro de Facebook: 'Ayer un voluntario va y se saca una bolsa de marihuana por la noche... así que a hostias ha salido de aquí! Manda cojones!' 

Como era de esperar, las reacciones fueron muchas y muy variadas, tanto a favor como en contra de la frase, que no aportaba más información. Por tal motivo, horas más tarde, Frank Cuesta ha subido un vídeo a la red social, aclarando todo lo sucedido. Un vídeo de 7 minutos que, como es habitual, no tiene desperdicio. 

ADEMÁS: Las drogas, Bescansa, Tania Sánchez, García Abadillo y la literalidad mal entendida

Para empezar, el presentador de Wild Frank matiza que "sacar a hostias es una expresión. Si yo cojo y le meto dos hostias, lo mato y terminaría yo en la cárcel". Meridiano. "Si yo me quejo de que un tío traiga drogas a mi casa, estoy en todo mi derecho", añade. 

frank-cuesta-sigue-luchando-para-liberar-a-su-mujer-de-la-carcel

No obstante, el trasfondo del mensaje tenía un objetivo más allá del voluntario, Yuyee. La mujer de Frank Cuesta continúa en la cárcel, por tráfico de drogas, y fue objeto de numerosos comentarios en el primer mensaje del presentador, por lo que matizó que Yuyee "está en la cárcel por 35 céntimos de cocaína. Sí, está condenada, por traficar con 5 miligramos, una raya. Y eso que dio negativo en el pis, en la sangre y en el pelo. Que no se os olvide, listillos". 

ADEMÁS: Frank Cuesta, contra el "talibanismo" de los animalistas

Además, Frank Cuesta también deja claro que "puedo ser un cerdo, un mal hablado, un estúpido, un gilipollas... Pero nunca he tomado drogas y no bebo alcohol. No tenéis ni puta idea de quien soy y os metéis a decir que si no me he fumado un porrete". 

wild-frank-sigue-arrasando-en-discovery-max

Es más, al final del vídeo, Frank Cuesta reconoce que el joven voluntario expulsado acabó agradeciéndole que le quemara la bolsa de marihuana. "Le hice un favor porque muchos viajáis y no tenéis ni puta idea. Aquí sois una puta mierda y venís de invitados, por lo que hay que aceptar las reglas. Aquí un porro es droga". Y quien quiera fumar, que fume "pero no en mi casa". 

Fotos y vídeo: Facebook Frank Cuesta

Ver resumen Ocultar resumen

Han pasado más de tres años desde que Rosalía paralizara al mundo con El Mal Querer

Desde entonces, la cantante barcelonesa se ha convertido en una estrella global, se ha asentado en Los Ángeles pero no había sacado álbum nuevo

Ver resumen Ocultar resumen

El problema de base es que en un restaurante griego, situado en Colorado (Estados Unidos), alguien ha hecho guisantes con cosas y ha decidido llamarlo paella española.

No sólo eso, además lo ha compartido en redes sociales, en concreto en Facebook, que ahora pertenece a Meta, pero sigue oliendo a naftalina y de ahí ha llegado a Twitter.

Y claro, se ha liado.

Primero el tuiterismo fue en serio (¡hey, una paella es esto!) y luego llegó el desfase haciendo pasar croquetas por arroz valenciano y otros delirios.

Ver resumen Ocultar resumen

Hace ya casi un año que Donald Trump abandonó la Casa Blanca y, desde entonces, el mundo es un sitio mejor.

A pesar de los eternos cuatro años que el multimillonario estuvo como presidente de Estados Unidos, había algo por lo que sí merecía la pena verle a diario en televisión: Melania Trump. Existia (existe) algo en el carisma de esa mujer poderosa que salvaba (salva) su figura de la quema. Y una sospecha permanente de que su unión con Donald Trump no es del todo un mar en calma.

Páginas