Fuerza Nueva o el disfraz fascista de Los Planetas y Niño de Elche

Suena estupendamente Fuerza Nueva, ese experimento político/musical ejecutado por Niño de Elche y Los Planetas, pretendiendo la provocación con su disfraz fascista. Cantan El novio de la muerte y se burlan del independentismo catalán con una versión de Els Segadors que titulan Canción para los obreros de la SEAT. También interpretan el himno de Andalucía pero recuperando el original cántico religioso en el que está inspirado y que era conocido como Santo Dios. A la gente de VOX le va a encantar. Porque de eso se trata, suponemos, de irritar a la progresía biempensante. 

Desde que Víctor Lenore nos descubrió que el indie es muy de derechas cada vez hay más hipsters que salen del armario para acudir a la plaza de Colón con su bandera rojigualda.

Una, grande y libre se denomina el artefacto musical que han ideado Los Planetas y Niño de Elche como Fuerza Nueva.

En Radio 3 lo están promocionando con gran entusiasmo y sin percibir nada raro en las letras y la selección de canciones. Pese a que J y Niño de Elche lo han dejado claro y se han prodigado en pose de Guerrilleros de Cristo Rey, como si vinieran del parque del Retiro de apalear hasta la muerte a alguien, allá por 1979, ay qué risa.

Sí, así salieron en el diario El Mundo exhibiendo bates de beisbol y titular de musculado españolismo: "Los independentistas son muy cobardes". Rockdelux (cómo no) también les ha otorgado su portada, impasible el ademán.

 Ahora sólo falta que Santi Abascal pinche sus piezas en la próxima convocatoria de Cañas por España y ya está, caramba, que el rojerío se ha vuelto de una corrección política que da asquito.

Pero a lo que vamos.

Musicalmente tanto Los Planetas como Niño de Elche demuestran en Fuerza Nueva su potencia y capacidad para crear atmósferas y bla bla bla. Ya saben, todas esas zarandajas que seducen a la crítica y a los modernos puretas (escúchese a Novedades Carminha al respecto).

Sin embargo, a algunos el chiste no nos hace ninguna gracia. Reirse de los rojos es algo que ya oímos cuando la E.G.B., en una cinta de cassette que se titulaba Sevillanas del golpe o algo así, después de esa cosa tan divertida que fue el 23F.

Y ahora llega Fuerza Nueva. Vuelve sin Blas Piñar, que en paz descanse.

Que luego, ojo, J y Niño de Elche también se ríen de los fachas. A su manera. Se ríen de todo. Porque son modernos. Porque lo valen. Porque el compromiso apesta. Porque ellos sí llegan a fin de mes con lo que les pagan las marcas de refrescos por ir a festivales. Porque lo de los lloricas que protestan contra el sistema es un rollo. A pasarlo bien. 

¿Véis? replicará Niño de Elche. ¿Véis como se ponen? Eso pretendíamos. Touché. No pasa nada. Con los palmeros de Radio 3 y el Sonorama tenéis más que suficiente para sacar lustre a vuestro ego. 

Y ya digo, musicalmente impecable, todo muy bonito.

DANIEL SERRANO

ADEMÁS: A favor de Camela: tecno rumba y empoderamiento de las clases populares

Ver resumen Ocultar resumen

De los creadores de "la nieve no existe, es plástico" o "la vacuna tiene microchips para que Bill Gates nos controle", llega el cierre de la trilogía negacionista: "el volcán orquestado". 

La entrega que no vimos venir. La secuela que nadie pidió pero que Twitter necesitaba. El brindis al sol más gratuito que jamás se ha echado alguien en redes sociales. 

Ver resumen Ocultar resumen

¿Por qué llevaba Pedro Piqueras 15 años esperando para salir del plató de Telecinco a presentar los Informativos? 

El volcán de la Isla de la Palma de Cumbre Vieja es la respuesta

Ni dos crisis económicas históricas, ni una pandemia, ni la Sálvame Fashion Week parecían ser lo suficientemente apocalípticas como para que el presentador saliera del plató de Telecinco

Ver resumen Ocultar resumen

Ante la fuerza desbocada de la naturaleza (y más si va a acompañada de ríos de lava y columnas de humo) se pueden producir diversas reacciones. La más habitual es salir corriendo no vaya a ser que el volcán haga como en Pompeya y nos deje convertidos en piezas de museo.

Pero también están quienes se lo toman con calma.

Y lo primero es llenar la barriga y luego ya veremos.

Al menos es lo que se desprende del audio incluído en un vídeo sobre los primeros momentos de la erupción en la isla de La Palma.

Páginas