Gael García Bernal, la madurez de un actor

Este fin de semana, por fin podremos ver la última película de Shyamalan, Tiempo. En su largo historial, las decepciones se han equiparado a las sorpresas, pero tenemos muchas esperanzas puestas en esta misteriosa playa que te hace envejecer a pasos agigantados.

Y Gael García Bernal es una de las razones por las que le tenemos tantas ganas a esta película.

El actor mexicano ha sabido quitarse de encima el sanbenito de sex symbol para posicionarse como uno de los actores latinos más reputados de nuestra generación y fue nombrado uno de los Hombres del año en 2004, al lado del estadounidense Tom Cruise y el británico Jude Law.

Viene de una familia de actores, por lo que no era de extrañar que despuntara en esta profesión desde una edad muy temprana. En España le conocimos en el año 2000 por su participación en la película Amores perros, pero no era la primera vez que actuaba. En 1986, con sólo ocho años, ya participó en la telenovela legendaria Cuna de lobos y tres años más tarde protagonizó la telenovela infantil El abuelo y yo.

Su siguiente exitazo, después de Amores perros vino de la mano de Maribel Verdú y Diego Luna con Y tu mamá también. Fue nominada al Oscar al Mejor Guión y Gael García Bernal recibió el premio al Mejor Actor en el Festival Internacional de Cine de Venecia.

Pero sin duda, el papel que más alegrías le ha dado ha sido en la serie de Amazon, Mozart in the Jungle, donde interpretó a Rodrigo De Souza y que retrata la vida de este y los músicos de la Orquesta Filarmónica de Nueva York. Por este papel, García Bernal ganó el Globo de Oro en 2014.

Pero Gael no se ha quedado sólo con la actuacion, sino que ha querido probar suerte en la dirección de películas con maravillosos resultados Su primer proyecto como director fue en 2007 con la película Déficit y volvió a intentarlo al año siguiente con 8 y al siguiente con Lucio, donde también ocupó el rol de productor ejecutivo.

Y en nuestro país fue donde encarnó uno de sus papeles más camaleónicos en la película de Pedro Almodovar La mala educación, en 2004. Gael García Bernal interpreta a Juan, que a su vez se hace pasar por su hermano Ignacio que, en un ejemplo de metacine, interpreta a Zahara en una película que se rueda dentro de la película. ¿Se entiende? Pues imagina cómo lo tuvo que pasar Gael García Bernal con este desdoblamiento de personalidad. Y más cuando la presión del director manchego sobre él llegó a tal punto que tuvieron que parar el rodaje durante una semana para que se repusiera.

Con 42 años, Gael García Bernal ha hecho de todo en el mundo del cine y ha ido mejorando unas ya de por sí, innatas facultades para la interpretación. Contar con Gael García Bernal en una película es sinónimo de calidad y con Shyamalan a los mandos, cualquier cosa puede pasar. Veremos qué ocurre con Tiempo.

ADEMÁS: El salto a Hollywood de Úrsula Corberó

Ver resumen Ocultar resumen

Le han dado el Premio Nacional de Cinematografía. Con todo merecimiento. Porque José Sacristán es un grande de nuestro cine. Un grande del cine mundial. La voz de trueno más hermosa y reconocible. Un icono.

¿Y cuáles son sus mejores trabajos?

Difícil elegir.

Pero he aquí una selección de títulos en los que José Sacristán brilla aunque, incluso, la película sea tirando a mala. Vamos allá.

Ver resumen Ocultar resumen

Ojo, Miley Cyrus, que Black Eyed Peas y Coldplay te adelantan por la derecha. 

Pedro Sánchez ha pasado de recomendar pizzas cojonudas a intercambiar mensajes con lo más selecto de la música mundial. Bueno, y a dirigir un país ante la peor pandemia del último siglo, entre otras cosas. 

De hecho, a raíz de la pandemia, muchos rostros conocidos están reclamando que las vacunas también lleguen a quienes no tienen acceso sencillo a ellas. 

Ver resumen Ocultar resumen

Van camino de 10 años juntos en antena y se nota. 

Sandra Sabatés y Wyoming son mucho más que compañeros. Su asociación, su química y su complicidad se nota en esos momentos en los que se permiten saltarse el guión y demostrar que se conocen como si se hubieran parido. De forma figurada. 

Una muestra de este buen rollo entre ambos la han dado en la edición de este jueves de El Intermedio. 

Páginas