Grandes momentos televisivos: Pedrerol canta disfrazado de rana

Que la televisión no tiene límites a la hora de proponer a toda persona humana que haga el ridículo es una regla de oro que se cumple inexorablemente. También es verdad que si hablamos de Pedrerol, cuyo programa El Chiringuito de Jugones es un espectáculo de histrionismo extremo, ¿qué puede sorprendernos?

A ver.

Mask Singer. Un espacio de entretenimiento comprado a Corea del Sur en el que la gente famosa se disfraza y canta y otra gente, famosa o menos, tiene que reconocerla tras la máscara.

Y sale una rana que canta.

Es Pedrerol.

Ya tienen su momento televisado del día (con permiso del duelo televisado en Mediaset por la muerte de Mila Ximénez).

Sí, la rana era el veterano periodista deportivo de quien casi no nos acordamos que era un señor serio en Canal +, donde retransmitía partidos sin mayores aspavientos.

Pero vamos, que por Mask Singer (con disfraz y cantando) han pasado desde Mónica Carrillo o Ana Obregó a la misimísima Isabel Preysler. Estamos esperando a que Mario Vargas Llosa se anime a participar, si sus obligaciones para con Keiko Fujimori se lo permiten.

Grandes momentos televisivos.

Esos formatos familiares y blancos que tanto gustan a Antena 3 y que alguna alegría de audiencia le da a la cadena.

Ah, y hay más, que se nos había olvidado: en Mask Singer también salió Mel B (sí, la Spice Girl). 

 Pues nada.

Disfraces y gente cantando.

Excelente cóctel para las noches de verano.

ADEMÁS: Fueron estrellas de la televisión y quizás ni te acuerdas

Ver resumen Ocultar resumen

Está claro que Risto Mejide se ha propuesto acabar, él solo, con el paro en España

Sólo así se entiende el trasiego de tertulianos que tiene en las últimas fechas.

Este jueves, le ha tocado el turno a Esperanza Aguirre, quien se ha estrenado en Todo es Mentira, tras varias semanas anunciándolo. 

Ver resumen Ocultar resumen

¿Puede ser Quique Peinado la persona que más presencia tenga en medios? 

Entre zapeos, buenismos, gagas, NBA y demás, es casi imposible no encontrar a diario al periodista en radio o televisión

Y ojo, que todavía tiene tiempo de tuitear, algo que enerva de forma notable a gran parte de la derecha más reaccionaria

Ver resumen Ocultar resumen

Un gran poder conlleva una gran responsabilidad. 

Más allá de ser una frase legendaria de los cómics de Spiderman, esta máxima se debería aplicar a muchos famosos en redes sociales. 

Básicamente, se les pide que si tienen más de 22 millones de seguidores en Twitter, como es el caso de la artista pop Nicki Minaj, no compartan la historia "reenviada muchas veces" que le ha llegado al grupo random de WhatsApp.

Veamos.

Páginas