La actriz que dijo NO a hacer comedia de una violación

Ha sido una de las actrices del reparto quien ha viralizado la problemática de Ligones, comedia ínfima de escaso recorrido en taquilla que contiene una apología de la violación en modo humorístico que puede resultar, como mínimo, ofensiva.

El caso es que Teresa Lozano participó en el rodaje de esta peli pero no se leyó el guión completo sino solamente la parte que a ella le concernía.

Y cuál fue su sorpresa cuando, al ver el resultado, se topó con un pasaje presuntamente gracioso en el que una mujer inconsciente por el abuso del alcohol es atada y se le coloca un cartel que pone Pago por sexo. Después se ve a un personaje masculino que  carga con ella (aún inconsciente) y asegura que la chica le debe dinero. Es decir, que ha mantenido relaciones sexuales no consentidas con la chica.

La broma todavía se alarga porque la chica violada es depositada en la cama de otro personaje masculino que duerme y cuando ambos despiertan creen que han tenido relaciones sexuales y acaban casándose pero todavía hay un estrambote: el amigote que violó a la chica sugiere, en una secuencia posterior, que el hijo de la pareja es suyo.

la-pelicula-de-la-discordia

Teresa Lozano asumió que la película en la que había participado promocionaba la cultura de la violación y renunció a sus honorarios y denunció el contenido de la comedia en una demoledor y extenso post de Facebook. Vale la pena leerlo íntegro.

La verdad es que con echar un vistazo al trailer de Ligones cualquiera se puede hacer una idea de lo que contiene esta comedia.

Cierto es que Ligones no ha hecho gran taquilla (según los datos del Ministerio de Cultura, 906 euros) pero, sin embargo, se ha estrenado en algunos festivales internacionales y hasta presume de ser Mejor Comedia del Año en el United Latino 2017.

ADEMÁS: Paula Vázquez acusa a Marca de machista (y Twitter arde)

Yo acuso (dice Teresa Lozano)

La actriz Teresa Lozano, que se declara (sin tapujos) feminista, acusa a Ligones de traspasar los límites de lo tolerable y, además, asegura que el director de la cinta, José Texeira, le ha dicho que si se ofende, no entendió el gag. A la chica inconsciente no se la viola porque, en sueños, lo disfruta. Esa (siempre según Teresa Lozano) es la defensa del creador de Ligones (cuya respuesta completa puedes leer aquí).

Bien es cierto que resulta abundante el machismo en la comedia española. Baste con enumerar la cantidad de desnudos gratuitos femeninos que se suelen colar en este tipo de películas sin que se venga a cuento y, por supuesto, sin que aparezca (ni de lejos) un culo masculino con el que solazarse.

Pero la violación es una línea roja que no debiera cruzarse a la hora de hacer humor. Y, sobre todo, un humor de tan bajísima estofa como el que relata Teresa Lozano en su post de Facebook.

ADEMÁS: ¿Es Ylenia un nuevo icono feminista?

Fotos: Facebook, Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una edición rara la de los Oscar 2021 y la retransmisión de la gala se saldó con un rotundo fracaso de audiencia. La gran industria quedó en hibernación (salvo excepciones) y la temporada cinematográfica ha sido una oportunidad para el streaming, el cine independiente y las apuestas arriesgadas. No ha habido una mala cosecha (para la que está cayendo). La crepuscular Nomadland, la empoderada Una joven prometedora, el hedonismo salvaje de Otra ronda, la militancia inteligente de Judas y el Mesias Negro.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una gala lentísima, con discursos eternos y un ritmo cansino como hacía tiempo no se daba. Lo de hacer una gala que pareciera una película, se ha conseguido, si la película era Roma, de Alfonso Cuarón. 

A pesar de todo, la 93ª gala de los Oscar ha dejado varios momentazos, una alfombra roja reducida pero tremenda y, sobre todo, un protagonista inesperado con una historia igual de inesperada y dura: la dedicatoria del Oscar de Thomas Vinterberg a su hija fallecida. 

Ver resumen Ocultar resumen

Y cuando todo apuntaba a que el Oscar póstumo a Chadwick Boseman cerraría la gala más aburrida de los últimos años, saltó la sorpresa. Anthony Hopkins, cuya actuación en El Padre es la mejor del año, se lleva de forma justa su segundo Oscar (tras el que se llevó por Hannibal Lecter en El Silencio de los Corderos en 1991). 

Así, el actor británico se convierte en el más veterano en ganar un Oscar, con 83 años. La faena es que ha sido de los pocos que no ha acudido a la gala para recogerlo. 

Páginas