La barricada como televisivo objeto de deseo

Que París ardiera fue aliciente (y no menor) a la hora de constituir Mayo del 68 como mitología en la que el fervor revolucionario podía combinarse con unas gotas de Chanel nº5. Las imágenes de aquellos días hicieron unas fotografías extraordinarias gracias a las barricadas que se ubicaron en los bulevares parisinos. Y así hasta hoy. Es decir, que una barricada ardiendo resulta un icono con fortísima potencia y pone a Ferreras o Vicente Vallés (incluso a Pablo Motos) en posición de firmes, con la bayoneta calada. Lógicamente.

Las televisiones, los informativos de la tele, acuden al fulgor de la barricada ardiendo como mariposas nocturnas al hirviente reclamo de una bombilla.

Sirven como objeto de deseo y adorno que da lumbre a los fumadores de la reacción y un poco de miedo a los votantes socialdemócratas que sólo quieren que el PSOE gobierne siempre, como cuando Felipe.

Luego está la exageración de estos días.

Cabe recordar que manifestaciones con bronca y cargas policiales lleva habiendo desde tiempos inmemoriales y, por ello, sorprende ver cómo las televisiones han elevado a categoría de suceso extraordinario y apocalíptico el que en torno a la Puerta del Sol se rompieran algunos escaparates. No se trata de quitarle importancia. Y si hay que condenar, se condena la violencia, la masturbación y la tortilla sin cebolla. A mandar.

Al día siguiente de la algarada proHasél en la Puerta del Sol iba yo por la calle Mayor y vi a una reportera (de cuyo medio no quiero acordarme) que preguntaba, adoquín en mano, con ese tipo de interrogantes que más bien son afirmaciones:

- ¿Verdad que usted no había visto tal grado de violencia en otras manifestaciones?

La señora interpelada contestó que sí pero, claro, a ver quién le lleva la contraria a una reportera que va adoquín en ristre por las aceras de la Villa y Corte, buscando la verdad.

La barricada hipnotiza a la prensa televisiva y, de paso, sirve para disparar a Pablo Iglesias y a Podemos, que es el pim pam pum favorito de casi todas las cadenas, webs, periódicos y hojas parroquiales. De Podemos sólo se habla bien en La Última Hora. 

Hay que explicar que los disturbios por la libertad de Pablo Hasél (a quien, por otra parte, deseamos la excarcelación pero no necesariamente su vuelta a los escenarios) fueron bastante menos graves que otros habidos y que conllevaron más sangre y cristales rotos. Había que contar lo sucedido, claro, que para eso está el periodismo. Pero de ahí a montar un circo y señalar a Pablo Echenique como instigador de TODO media un abismo.

- Hey, compas, Pablo Echenique dice que nos apoya.

- Es la señal: VAMOS A REVENTAR MADRIZ.

La vida televisiva es mucho más amena con barricadas sobre las que apoyarse para hacer un discurso de orden como Dios manda. No sé si ocurre en otros países europeos el que la extrema derecha haya impuesto su agenda en los programas de actualidad televisivos, tal y como ocurre en España. Menas, okupas, la amenaza del feminismo radical, etc. Y las barricadas.

Cantaba Franco Battiato: "Las barricadas se alzan / por parte siempre de la burguesía / que crea falsos mitos de progreso". Pero eso era antes. Ahora vaya usted a saber y, además, que según los periodistas de sucesos, los instigadores de estas algaradas (aunque luzcan hoces y martillos y se llamen antifascistas) son gente sin ideología ni nada y viene (lleva viniendo desde 1988) un autobús de anarquistas italianos para liarla y apoyar a los vándalos de aquí.

Seguiremos informando.

DANIEL SERRANO

 

Ver resumen Ocultar resumen

Françoise Hardy, la cantautora, modelo y actriz francesa de 77 años, ha vuelto a la primera línea de la controversia como lo hizo en su juventud al luchar por el aborto o los anticonceptivos. Esta vez ha abogado abiertamente por la eutanasia al sentir que se encuentra en el final de su vida. Quiere el suicido asistido. Pide morir dignamente.

Ver resumen Ocultar resumen

Estamos ante una mujer peleona y de fuertes convicciones feministas y progresistas así que no es tan raro que Sara Sálamo se halle muy habitualmente en el centro de diversas controversias. Es actriz pero también ser humano libérrimo con opinión propia y, además, no tener miedo a expresarla.

Ver resumen Ocultar resumen

Nos guste o no el fútbol, a veces miramos El Chiringuito porque es una especie de concurso de histrionismo con algunas figuras cuya capacidad de delirio resulta apabullante.

Es el caso, por supuesto, de Tomás Roncero, madridista hasta la médula y a quien la marcha de Sergio Ramos le trae a mal traer.

Y, naturalmente, había que exhibirlo en la televisión, que para eso está.

He aquí el momento.

Páginas