La crítica francesa machaca la serie 'Emily en París' por usar todos los clichés

"Tras aceptar el trabajo de sus sueños en París, Emily Cooper, ejecutiva de marketing en Chicago, estrena una vida de aventuras mientras compagina trabajo, amistad y amor"

Si tiramos de sinopsis, la nueva serie de Netflix, Emily en París, huele a peli de tarde de domingo en Antena 3 que tira de espaldas. Eso sí, cambiando París por Leipzig o cualquier otra ciudad alemana. 

No obstante, en este caso, Netflix ha elegido la capital francesa para que Lily Collins se mueva durante una temporada completa. Y, por lo visto, ha sido un error manifiesto

ADEMÁS: La transformación de Cameron Diaz

Y lo ha sido porque no ha habido un sólo medio especializado francés que no cargue contra la ficción, por usar todos los clichés habidos y por haber en Francia. 

"En pocas ocasiones hemos visto tantos clichés sobre la capital francesa, salvo los episodios en París de Gossip Girl, o el final de El Diablo se viste de Prada", afirman desde RTL

Más contundentes son en Sens Critique: "Los guionistas llegaron a dudar unos minutos sin poner una baguette bajo el brazo de cada francés o, incluso, una boina para distinguirlos. Lo que sí han hecho es que todos fumen y les guste jugarse la vida más de lo normal". 

Por su parte, desde Premiere señalan que en la serie "todos los franceses son malos, vagos, nunca llegan a la oficina a su hora, les encanta flirtear y no entienden lo que es el concepto de lealtad. Además, son sexistas y retrógrados y su relación con la higiene es cuestionable. Sí, no han perdonado un solo cliché, ni siquiera los más leves"

ADEMÁS: Las 50 mejores canciones latinas de la historia

Lo curioso es que la crítica, en este caso, coincide con los espectadores. No hay más que echar un ojo a AlloCiné para comprobar que algunos franceses ya definen la serie como "deplorable", tras ver en la misma un París de "moda, amor y croissants", algo demasiado reduccionista para una de las ciudades más relevantes de Europa. 

"Podría haber sido genial si no hiciera una caricatura de los franceses. Nos describe como sucios, arrogantes, vagos, amargados, miserables... Eso sí, tenemos la suerte de que esta joven norteamericana llega para explicarnos cómo funciona la vida. Me pregunto por qué hay actores franceses en esta serie. Es deplorable". 

Curiosamente, ahora casi que hay más ganas de verla que antes, ¿verdad? 

Fotos y vídeo: Netflix

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

En Juego de Tronos la vida sigue igual. Bueno, la vida y la muerte pero el patrón se repite temporada tras temporada. Un inicio tranquilo, calma chicha, en la que Benioff y Weiss sitúan las tramas, ubican a los personajes y preparan el terreno para traumatizar a millones de espectadores. Por eso hay que adorar a Juego de Tronos. Por mucho que te esperes algo, siempre hay tres cosas más que te sorprenden. 

Ver resumen Ocultar resumen

Absolutamente impresionante. The CW tiene en Arrow y The Flash dos de sus series franquicia y, como tal, las cuida, las mima y, sobre todo, las promociona. Y eso que ni una ni otra necesitan más promoción que el propio boca a boca. Y claro, ya que ambas se han cruzado en más de una ocasión, y que tienen súper héroes y súper villanos para regalar, qué mejor forma que presentar el final de temporada a lo grande. 

La dulce Emily ha cogido el gusto a los villanos Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Las hemos adorado. Las hemos alabado. Es más, hemos llorado la muerte de una de ellas (atención spoilers). Emily Kinney y Sarah Paulson han enamorado a millones de personas con sus papeles en The Walking Dead y American Horror Story. Las dos tan dulces, tan amables y tan adorables, aunque de vez en cuando sacaran su lado chungo, se han convertido en faros de luz de sus respectivas series. 

Páginas