Salud mental, deporte y el drama de Edurne Pasabán: “Intenté quitarme la vida”

La salud mental en el deporte empieza a tener la relevancia que merece. Poco a poco, con pasos muy cortos, pero se está visibilizando un problema en el que muchos deportistas de élite coinciden y al que, hasta hace poco, no se había dado demasiada importancia. 

De hecho, mientras la mejor gimnasta de la historia, Simone Biles, se retiraba de los Juegos Olímpicos para poner en orden su cabeza, otro campeón como Novak Djokovic aseguraba que para él, “la presión es un privilegio”. Hay mucho trabajo por hacer. 

Mientras, en España, ha sido Edurne Pasabán una de las últimas deportistas en contar su propia experiencia y cómo la presión del deporte de élite le llevó a tomar una decisión fatal: “Intenté quitarme la vida. Con pastillas y luego cortándome las venas”. 

Las impactantes declaraciones de la que fuera primera alpinista mujer en coronar los 14 picos más altos del mundo, hizo estas declaraciones a mediados de julio, en una entrevista en EITB. 

ADEMÁS: Los demonios de Simone Biles, la genial gimnasta que abandonó

Creo que nuestra sociedad no está preparada para trabajar a personas que sufrimos depresión y que necesitamos ayuda. Los lugares que tenemos no son los adecuados y menos para la juventud. Tú cuando estás enfermo, tienes una sanidad muy buena. Por qué cuando vas a un psiquiátrico no vas a sentirte bien. Los que vamos a un psiquiátrico no estamos locos, estamos enfermos”, confesaba. 

La alpinista cayó en una depresión allá por 2006, cuando su fama estaba en lo más alto. Esta situación le llevó a ingresar cuatro meses en un centro de salud mental. 

Recientemente, Edurne Pasabán ha vuelto a visibilizar su enfermedad, con una entrevista en Todo es Mentira, donde ha recordado cómo fueron esos duros momentos. “La presión que crea el deporte, lo que la sociedad nos exige… La gente nos ve como gente muy fuerte, pero por dentro somos personas”. 

Las palabras de la alpinista ayudan a visibilizar una realidad que sigue siendo tabú y el ejemplo que ha dado ha sido la propia Simone Biles. “Si esta chica se retira porque le duele un tobillo, nadie habría cuestionado nada, pero dentro del cuerpo no está solo lo físico. Si la mente no puede, hay que curarla”. Eso sí, señala que “no puede ser que yo vaya al médico y me den cita para un mes y medio”. Y eso cuando te dan cita. 

Sea como sea, valiente testimonio el de Edurne Pasabán que ayuda a dar un paso más en la normalización de los problemas mentales, más habituales de lo que cabría esperar o de lo que se llega a comentar en la actual sociedad. 

ADEMÁS: Famosos que tienen más de 50 años y no los aparentan

Fotos y vídeo: Instagram, Youtube y EITB

Ver resumen Ocultar resumen

Le han dado el Premio Nacional de Cinematografía. Con todo merecimiento. Porque José Sacristán es un grande de nuestro cine. Un grande del cine mundial. La voz de trueno más hermosa y reconocible. Un icono.

¿Y cuáles son sus mejores trabajos?

Difícil elegir.

Pero he aquí una selección de títulos en los que José Sacristán brilla aunque, incluso, la película sea tirando a mala. Vamos allá.

Ver resumen Ocultar resumen

Ojo, Miley Cyrus, que Black Eyed Peas y Coldplay te adelantan por la derecha. 

Pedro Sánchez ha pasado de recomendar pizzas cojonudas a intercambiar mensajes con lo más selecto de la música mundial. Bueno, y a dirigir un país ante la peor pandemia del último siglo, entre otras cosas. 

De hecho, a raíz de la pandemia, muchos rostros conocidos están reclamando que las vacunas también lleguen a quienes no tienen acceso sencillo a ellas. 

Ver resumen Ocultar resumen

Van camino de 10 años juntos en antena y se nota. 

Sandra Sabatés y Wyoming son mucho más que compañeros. Su asociación, su química y su complicidad se nota en esos momentos en los que se permiten saltarse el guión y demostrar que se conocen como si se hubieran parido. De forma figurada. 

Una muestra de este buen rollo entre ambos la han dado en la edición de este jueves de El Intermedio. 

Páginas