La isla de las tentaciones 2: el retorno del amor tóxico

Ya calienta motores Mediaset con la promoción de La isla de las tentaciones 2, continuación de un reality que fue éxito por sorpresa. En los colegios se gritaba lo de "¡Estefaniaaaaa!" porque niñas y niños siempre cazan al vuelo el meme perfecto y de ello se trataba: un tipo corriendo por la playa y gritando un nombre de mujer porque había visto en una pantalla de televisor cómo ella le era infiel.

De eso trata La isla de las tentaciones, de parejas expuestas a la infidelidad, una especie de puesta al día de aquel Confianza ciega que presentaran Francine Gálvez y Juan Ramón Lucas.

El eterno teatro de la crueldad que tanto juego da en Mediaset.

Con personajes sacados de Mujeres y Hombres y Viceversa y algún otro reality o espacio similar.

La fama cuesta y aquí es donde váis a empezar a pagar, decía la profesora de Leroy Johnson, y mira qué es verdad en La isla de las tentaciones.

El reality se estrenó sin que Mediaset confiase mucho en su triunfo, se trataba de una producción barata que podría calificarse casi como relleno. Una probatura. Pero vaya sí funcionó.

De allí salieron Fani y Christopher, que hoy exhiben sus desamores y amores en las revistas del cuore.

Aunque el amor que se muestra en La isla de las tentaciones siempre es tóxico.

Un amor sufriente, carente de alegría profunda.

Quien critica las comedias románticas por su patrocinio del amor posesivo y otros males, en La isla de las tentaciones hallará directamente toneladas de elementos nocivos para la paz espiritual. Hay machismo, hay objetualización de unas y otros, hay exaltación de la ignorancia, hay de todo un poquito. Y la fórmula funciona. O sea, que si te descuidas, te quedas mirando. Es la fascinación de contemplar el abismo.

Lo que pasa es que hay que tener cuidado.

Porque ya saben lo que decía Nietzsche: "Cuando miras el abismo, el abismo también te mira a ti".

Y da miedo.

No hay fecha para el estreno de La isla de las tentaciones 2 pero ya se han anunciado sus concursantes, gente de poca fama que cobrará celebridad a toda prisa porque, insistimos, lo más probable es que esta segunda edición también triunfe.

O no.

La televisión es una incógnita permanente.

ADEMÁS: Un fenómemo llamado La isla de las tentaciones

Ver resumen Ocultar resumen

Antes de nada. Aclaración: "tróspido" es un concepto de origen indefinido que en el programa de Cuatro ¿Quién quiere casarse con mi hijo? se popularizó al definir a un tipo de personajes fuera de norma y tendentes al esperpento o caricatura.

Y ahora comenzamos.

Ver resumen Ocultar resumen

Operación Triunfo es un fenómeno extraño. Hace 20 años arrasó con su estreno y el éxito le duró durante varias temporadas pero finalmente, el interés de la audiencia decayó. Hace cuatro años volvía a renacer de sus cenizas, pero la siguiente edición no tuvo el mismo tirón y volvieron a cancelarlo temporalmente.

Ver resumen Ocultar resumen

La relación de los Pantoja con Mediaset, en general, y de Kiko Rivera, en particular, es la más extraña desde que Michael Jackson comenzara a salir con Lisa Marie Preysler.

Desde hace más de una década, el clan de los Pantoja y sus satélites han sido habituales en la parrilla de Mediaset.

Es más, es complicado encontrar un sólo reality en el que no haya habido algún invitado del clan, incluyendo la matriarca, Isabel Pantoja, y Kiko Rivera, que ha pasado por unos cuantos.

Páginas