La noche en que Javier Negre se volvió loco (de alegría)

A Javier Negre se le ve venir desde lejos. Anoche comentaba los resultados electorales en TRECE y pasó del desánimo a la euforia en cuestión de horas y se volvió loco y comenzó a tuitear y a meterse con los rojos quizá para desquitarse del disgusto que se llevó cuando ganó Pedró Sánchez y él preveía que VOX arrasase.

A eso se le llama ganar con elegancia.

Hubo para todos en el perfil de Twitter de Javier Negre.

Para empezar, un tuit muy sencillo que expresa gráficamente la felicidad de este tertuliano de fina estampa.

A Íñigo Errejón le dedicaba Javier Negre este cariñoso mensaje.

Y a Ismael Serrano le decía lo siguiente.

A lo cual replicaba el cantautor. 

Insistía Javier Negre.

Y replicaba Ismael Serrano. 

Pero Javier Negre estaba en plena borrachera de alegría y le daba igual todo.

Pues nada. Así son las cosas de la vida y la política. Cuando gana la derecha, Javier Negre se crece como un niño con zapatos nuevos.

ADEMÁS: El asesinato de Sharon Tate o el fin del verano del amor 

Ver resumen Ocultar resumen

Elsa Ruiz no puede más. Así lo ha contado en el programa en el que colabora, Sobreviviré: «No estoy pasando una etapa buena emocional y psicológicamente. Estoy con depresión y ansiedad tratándome pero llevo un tiempo que la cosa no mejora», dijo en el programa bajo la atenta mirada, Nagore Robles, presentadora del espacio.

Ver resumen Ocultar resumen

Se puede ser estrella global del cine y las series y conservar cierto grado de compromiso político. Sobre todo cuando tu país se juega estar presidido por un reaccionario que disculpa las brutalidades de la dictadura. Pedro Pascal, el actor de The Mandalorian o Narcos, que se ha puesto (literalmente) la camiseta de Gabriel Boric, candidato de la izquierda a la presidencia de Chile. 

Ver resumen Ocultar resumen

Sí, han pasado cuatro días desde que Pablo Casado se coló, sin darse cuenta (guiño, guiño, pisotón) en una misa homenaje a Franco. 

A quién no le ha pasado que va a coger leche semidesnatada y acaba cogiendo entera; que se va a tomar un algo fresquito el viernes y termina volviendo a casa el lunes por la mañana. 

Más allá de la confusión, hay que reconocer que el asunto ha traído cola y ha acaparado más portadas y reacciones de las que cabría esperar. 

He aquí la versión de 

Páginas