La pataleta del diario ABC contra Netflix

ABC ha escrito un artículo, no firmado, en el que carga contra Netflix. 

Básicamente, viene a quejarse de que Netflix no se anuncie en ABC y el motivo que esgrime es un encarte comercial publicado por el periódico hace tres años. Aunque no lo mencione, se trata de una publicidad de Hazte Oír que Netflix ha considerado homófoba y motivo como para no invertir en ABC y Vocento. 

Así de sencillo. Igual que algunas empresas no invierten en determinados medios por motivos ideológicos, Netflix no lo hace en ABC por esta razón. Pues a ABC no le convence el argumento y trata de rebatirlo con un artículo que no tiene pies ni cabeza

Y no los tiene porque la argumentación cae en constantes contradicciones. 

ADEMÁS: Carme Chaparro se indigna por un veto a camisetas amarillas

La primera de todas, ABC afirma que Netflix tiene "todo el derecho del mundo a decidir dónde coloca su publicidad", peeeeero si no la pone en ABC, pues nos quejamos. No sólo eso, acusamos a Netflix de "subvertir las reglas del juego y tratar de imponer una tendencia ideológica en un país". Tal cual. 

Segunda contradicción, a propósito del encarte comercial de la polémica. ABC asegura que "no comparte las tesis de dicho encarte, como no asume las de muchos de los contenidos publicitarios que se publican cada día". Ojo, cada día. Y a pesar de ello, los publican. Coherencia. 

No queda ahí la cosa, presupone que Netflix "tampoco hace propias las ideas de series, películas y documentales que ofrece a sus espectadores en todo el mundo".

ADEMÁS: El zasca de Hugo Silva a Hazte Oír tras su nuevo autobús del odio

Si este artículo pretendía un acercamiento con la compañía, lo han enfocado bastante mal. 

La tercera contradicción en la que cae el artículo es casi las más obvia. ABC se jacta de "respetar las convicciones ideológicas de todo el mundo", pero en el artículo ataca las convicciones ideológicas de Netflix que le llevan a pasar de invertir en su grupo. ¿En qué quedamos? 

Y para terminar, vuelven a la teoría conspiranoica que sitúa a Netflix al frente de un objetivo: "influir en la sociedad española con idea de dirigir a los medios a un determinado punto". Lo hace de la mano de los masones, los Beliebers y los Illuminati

ADEMÁS: Quique Peinado denuncia una agresión homófoba

Ahora, lo mejor es el final. Y es que, a pesar de los palos que le han dado a la plataforma, le tienden una mano en forma de guiño con tocamiento incluido. En plan: "has sido malo, te odio pero mira, voy a informar de tus cositas". Sí, ABC seguirá informando de Netflix, aunque Netflix no les quiera. 

Seguro que en Netflix España están mucho más preocupados por el enfado del ABC que por las llegadas inminentes de Disney y Apple. Seguro que el propio Reed Hastings viene este fin de semana a poner orden. 

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Hemos disculpado durante tantos años la promoción de toxicidad, violencia y analfabetismo que se da en ciertos programas televisivos que ni nos quedan fuerzas para el cargo de conciencia. Pero quizá sea mi educación en colegio de curas lo que me ha hecho pensar en los días en que le reíamos las gracias a Carlos Navarro, alias El Yoyas, animal televisivo surgido en el Gran Hermano primordial y alimentado con ingentes cantidades de basura en Crónicas marcianas y otros espacios similares.

Ver resumen Ocultar resumen

Después de las vacunas, por sentido común, éste puede ser el experimento que mayor expectación ha causado en el mundo en 2021

Bueno, en el mundo tuitero. 

Vale, en el mundo tuitero de España. 

Ver resumen Ocultar resumen

¿Dónde está el límite para aceptar en democracia a quienes pretender socavar el sistema democrático, echar de España a quien no piensa como ellos y vociferar molestamente en radios y televisiones? Desde lo del otro día de Rocío Monasterio y Pablo Iglesias (y aún antes) estamos preguntándonos la cosa. Ignatius Farray, también preocupado por estas cuestiones trascedentales, ha lanzado un tuit al respecto.

Fascismo del bueno pertenece a la terminología de Ignatius.

Y sobre el fascismo y cómo soportarlo se habla aquí.

Atención.

Páginas