Verano 1993, viaje al territorio de la infancia

Deslumbrante.

Verano 1993 es una cinta espléndida.

Dirigida por Carla Simón y con un maravilloso reparto en el que destacan las niñas protagonistas. Desde Ana Torrent en El espíritu de la colmena o Cría cuervos no se había visto nada igual. La infancia fotografiada al detalle desde la altura de una niña. Eso es, entre otras muchas cosas, Verano 1993.

la-niñas-de-verano-1993

Estamos ante una película hablada en catalán (bienvenida sea la diversidad lingüística en las salas de cine) y ante una historia tan potente como difícil. El relato del complejo duelo que ha de acometer una niña cuando se va a vivir al campo con su tía y su tío después de que su madre haya muerto a causa del SIDA.

Carla Simón dibuja el mapa de la pérdida a través de los ojos de la pequeña Frida y cada imagen y cada diálogo rezuman una autenticidad emocionante.

Hay mucho (según descubrimos al final del todo, con una simple dedicatoria rotulada al final de la cinta) de autobiográfico en esta preciosa película.

Una miniatura magistral

Verano 1993 es una de esas películas que opta por una (aparente) sencillez y llega muy hondo.

Hay secuencias sencillamente magistrales, como aquella en que Frida se disfraza "de mayor" e interpreta a su propia madre o esa otra en la que la niña escucha sentada en un banco de la plaza, con la verbena alrededor, al tremendo eco de la soledad que ha venido tras la muerte de mamá.

El duelo y la pérdida son lugares ajenos a la infancia. Se viven de otro modo. La vida se abre paso en el cuerpo de Frida. ¿Cómo comprender los finales definitivos?

bailando-en-la-plaza

Bueno, de eso y mil cosas más nos habla Verano 1993, que tampoco tiene un tono trágico (que nadie se equivoque) sino algo de melancólica evocación.

Una película muy bonita.

Suena un poco tonto.

Pero así es.

Y Carla Simón dirige a los actores logrando conducirles a una naturalidad fascinante y coloca la cámara siempre donde debe.

Una gran directora de cine, todo un descubrimiento e, insistimos, la película del verano.

¿Qué están esperando para ir a verla?

ADEMÁS: Las 40 mejores películas de amor

DANIEL SERRANO

Ver resumen Ocultar resumen

Explicaba Éric Rohmer que los personajes de sus películas casi siempre están de vacaciones porque es en esos periodos no laborales cuando realmente suceden las cosas imporantes. O sea, el verano. Por supuesto. Luego están los días en la oficina o teletrabajando pero ahí ni puedes ver el rayo verde (como en otra película de Rohmer) ni navegar tocando el acordeón. 

Ver resumen Ocultar resumen

Tras el truculento inicio de año con el secuestro de sus adorados perritos Koji y Gustav (y las críticas por la muy elevada recompensa que ofreció a cambio, en estos terribles tiempos de crisis) parece que la vuelta al hogar de sus mascotas y el paso de los meses ha devuelto a Lady Gaga a esa paz interior que tanto necesitaba para seguir trabajando y dando alegrías a sus Little Monsters.

Ver resumen Ocultar resumen

Polémica en las redes por la elección

Páginas