'La serpiente': matar turistas en los 70

¿Qué tienen los asesinos en serie que nos fascinan tanto? ¿Morbo? ¿Nuestra incapacidad para entender una mente tan retorcida y, en algunos casos, tan brillante? El caso es que, en los últimos años, el true crime como género han arrasado en todas las plataformas de streaming.

La última miniserie que recrea la vida de uno de estos psicópatas terroríficos es 'La serpiente' y lleva en la lista de las series más vistas de Netflix desde su estreno.

Elaborada en clave de ficción, y no como una docuserie (formato predominante actualmente en este subgénero de crimen real), relata la historia de Charles Sobhraj, un asesino en serie que durante los años 70 se cobró la vida de entre 12 y 30 turistas que viajaban por el "Hippie Trail" del sudeste asiático.

Como uno de sus pros, resaltaremos su trabajada ambientación, que logra transportar al espectador al sudeste asiático a mediados de los 70 a través de una cuidada fotografía y un vestuario muy realista. Como uno de sus contras, su estructura basada en los saltos en el tiempo que puede complicar la trama en exceso sin aportar nada a cambio.

Y sin duda, el mayor de sus atractivos es su reparto, con Tahar Rahim, candidato al Globo de Oro por su trabajo en 'The Mauritanian', como protagonista indiscutible y Jenna Coleman dándole la réplica interpretando a su pareja, Mari-Andrée Leclerc .

La historia real detrás de 'La serpiente'

La serie narra no solo los crímenes de Sobhraj y su pareja, sino también la desgarradora investigación del diplomático holandés Herman Knippenberg quien investigó los crímenes de manera independiente a pesar de la presión de sus superiores para que se detuviera.

Tras una vida dedicada al robo y la extorsión, Sobhraj dio un paso más allá en las calles de Tailandia donde, junto a sus compañeros Marie-Andree Leclerc y Ajay Chowdhury drogaban, robaban y mataban a mochileros que se encontraban de viaje por el país. En el transcurso de un año, entre 1974 y 1975, Sobhraj fue responsable directo de los asesinatos de unas 12 personas, pero el número real de víctimas podría ser superior a 30.

ADEMÁS: '¿Quién mató a Sara?': crimen y venganza

Ver resumen Ocultar resumen

La nostalgia sigue funcionando

No hay más que echar un ojo a Hollywood y ver como reboots, remakes, rehogados y refritos siguen teniendo una presencia más que relevante en proyectos venideros. 

Lo cierto es que no hace falta irse tan lejos para darse cuenta que lo de antaño sigue funcionando. Por ejemplo, en Telecinco llevan 20 años con la misma parrilla y las mismas caras, y ahí siguen liderando mes a mes las audiencias. 

Ver resumen Ocultar resumen

Éramos pocos en la batalla del streaming y se sumó Tim Burton

Si algo ha quedado claro desde hace tiempo, es que la delgada línea que separaba cine y televisión, ha desaparecido. Hollywood hace tiempo que abrazó el nuevo formato de consumo, aunque le cueste admitirlo, y las vacas sagradas que antes se negaban a hacer series, están cambiando de idea a base de billetes, libertad creativa y proyectos más que interesantes. 

Ver resumen Ocultar resumen

Si te dan tres intentos, lo adivinas seguro

Páginas