La verdadera batalla entre izquierda y derecha según Quique Peinado

Tuit serio. 

Es lo único que le ha faltado añadir a Quique Peinado en uno de sus últimos tuits. El presentador ha aparcado, por momentos, los tuits sobre su salario por encima de 130.000 euros y ha lanzado una comparación que deja bien a las claras la diferencia de políticas entre la derecha y la izquierda. 

El asunto es sencillo. 

Por un lado, una foto de Pablo Casado y Santiago Abascal. Los líderes de PP y Vox comparten gobierno en muchas comunidades y localidades, además de agenda y objetivo: erosionar al gobierno de Pedro Sánchez. 

 

ADEMÁS: ¿Una esvástica amarilla en el Congreso? Lo que vio Quique Peinado

Bajo la foto de los políticos de extrema derecha, el tema que les ocupa y les preocupa en los últimos días. O que quieren hacer ver que les ocupa y les preocupa: la censura parental. 

Por otro lado, Pablo Iglesias y Yolanda Díaz, la protagonista política del primer gran anuncio del gobierno de coalición. La ministra de Trabajo y Economía Social anunciaba, junto a patronal y sindicatos, la subida del Salario Mínimo Interpfrofesional a 950 euros. 

Cabe recordar que hace tan sólo tres años, el SMI estaba en 655 euros. Desde entonces, el salto ha sido cercano al 50%. 

ADEMÁS: La pregunta con trampa de Quique Peinado sobre una estatua de Franco

Y a eso se refiere Quique Peinado. 

Mientras la derecha brama y mueve una agenda que solo busca crispar y generar debates absurdos y sin recorrido, el Gobierno de coalición ya trabaja para mejorar la vida de las personas que es, al fin y al cabo, para lo que se elige un gobierno. 

Y ahora sí, Quique Peinado puede recordarnos lo mucho que cobra y la de impuestos que paga. 

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Madrid es libre. 

Por fin. 

Cualquiera diría que el PP no lleva gobernando 26 años en la Comunidad de Madrid, viendo la campaña que han hecho. 

Ver resumen Ocultar resumen

Lo saben bien quienes acuden al plató de Sálvame con asiduidad: la televisión es una trituradora de carne en la cual eres un personaje querido durante una o dos temporadas pero después, para amenizar la sobremesa, se te convierte en villano y te insultan por la calle. En el caso de Pablo Iglesias este mecanismo televisivo se llevó al extremo y el chaval con coleta tan simpático a cuyo domicilio vallecano acudió Ana Rosa Quintana se transformó últimamente en un ser demoniaco al cual Vicente Vallés exorcizaba casi todos los días.

Ver resumen Ocultar resumen

La vida sigue y, una vez superado el batacazo del progresismo en las elecciones madrileñas, Ismael Serrano ha salido en Zapeando y ha demostrado que el humor no tiene por qué decaer ni tan siquiera en momentos políticamente tan catastróficos para alguien de izquierdas como él. Oye, así es la existencia, una montaña rusa en la que hoy Salvador Illa ganas las elecciones en Cataluña (y no sirve para nada) y mañana las gana Ayuso en Madrid (y vaya si sirve). 

Páginas