Las inesperadas secuelas físicas del creador de 'El Juego del Calamar'

Hablar de El Juego del Calamar, es hablar de la serie del momento, por no decir la serie del año.

La ficción coreana se va a convertir en la más vista de la historia de Netflix y ha convertido a sus protagonistas en auténticas estrellas globales.

Obviamente, su creador, Hwang Dong-hyuk también es uno de los nombres de 2021, gracias a una obra sorprendente e impactante.

Una obra que, por cierto, le ha costado sangre, sudor.... ¡y muelas!

ADEMÁS: Los juegos de 'El Juego del Calamar'

Tal y como ha confesado en una entrevista a CNN, Hwang Dong-hyuk perdió seis molares durante el rodaje, a causa del estrés y los nervios. Es más, aún no ha repuesto todas las piezas. "En mi lado izquierdo todavía me faltan dos molares. Necesito implantes pero no he tenido tiempo", confiesa.

Y es que el gran éxito de Netflix no ha sido flor de un día. Tras El Juego del Calamar, hay un trabajo de 10 años, el que le costó a Hwang Dong-hyuk escribir, producir y dirigir la serie.

Es más, Hwang Dong-hyuk piensa en la segunda temporada y confiesa estar "realmente preocupado".

De hecho, el rodaje tampoco fue un camino de rosas. "Fue un rodaje que, a nivel físico, exigió mucho de todos nosotros. Cada vez que alguien actuaba, o se producía un accidente, o se le rompía la ropa, o lloraba. Este tipo de incidentes eran el día a día del rodaje".

A pesar de todo, tras el éxito de la primera entrega, Hwang Dong-hyuk no se cierra a una segunda temporada. Para empezar, porque el pastizal que le va a soltar Netflix va a ser indecente. Para continuar, por el público. "Hay tanta gente entusiasmada que realmente me lo estoy planteando", confirmaba en CNN.

Dicho lo cual, y conociendo a Netflix, que nadie dude que la serie más vista de la historia de la plataforma tendrá segunda temporada.

ADEMÁS: Los mejores memes de 'El Juego del Calamar'

Foto: Netflix

Ver resumen Ocultar resumen

La pregunta ha sido lanzada por Quique Peinado en un tuit con su correspondiente errata (¡ningún tuit perfecto!). Pero se entiende lo que quería transmitir. Y claro que lo ha entendido el personal. El propio Quique Peinado mencionaba Dawson crece como ejemplo de serie con protagonista involuntariamente idiota. O sea, en el guión tenía que ser el bueno, el admirado, el papel positivo, el personaje principal al que venerar.

Y no.

Caía mal.

A Quique Peinado al menos. Y hay más ejemplos

Ver resumen Ocultar resumen

Estamos ya a mediados de septiembre y, como una lluvia fina, la gente habla de El reino, serie argentina de Netflix cuya altura artística, elenco y capacidad de penetrar en la nueva realidad política latinoamericana ofrece un sabrosísimo menú para degustadores de ficciones potentes. Y luego que, sin más, se trata de un thriller trepidante capaz de seducir a todo tipo de públicos. 

Ver resumen Ocultar resumen

Johnny Rotten es ahora John Lydon pero para este asunto que nos ocupa resulta más pertinente su nombre de guerra en Sex Pistols, donde compartió días de ira y rosas con el carismático Sid Vicious.

A Rotten, antiguo vocalista de la banda, no parece haberle sentado muy bien que hayan decidido llevar a la pequeña pantalla sus años locos en la industria de la música y ha hecho todo lo que estaba en su mano para pararlo.

Páginas