Las películas que vimos en el año 2000

Han pasado veinte años y, por curiosidad, tecleamos para ver en Google qué películas fueron estrenadas en aquel 2000 que parecía inaugurar una nueva era y luego resulta que la vida siguió igual hasta que Osama Bin Laden decidió derribar las Torre Gemelas y más tarde cayó Leman Brothers y después un virus detuvo el planeta. Aquel 2000 fue un mal año para el cine. Digámoslo claramente. Ni rastro de una verdadera obra maestra. ¿O sí?

Estrenaron Gladiator y Casi famosos y El patriota y Miss Agente Especial y Planeta rojo y Los ángeles de Charlie.

Spielberg fracasó con Naúfrago y, sin embargo, la cinta es de esas que gana con el paso del tiempo y Tom Hanks está tan genial como suele, así que cada vez que la cazamos en un pase televisivo este es un título muy de revisar durante la siesta del domingo.

Luego está Traffic de Steven Soderbergh y con Benicio del Toro, Catherine Zeta-Jones, Don Cheadle. Con esta ha pasado al revés que con Naúfrago: ha envejecido mal. Tiene un punto tedioso que no confesamos en su momento pero ahora se hace evidente al repasar sus fotogramas.

Claro que también es del año 2000 un título que cuenta con adeptos como quien escribe estas líneas: La playa. Sí. La playa es una gran película y Leonardo DiCaprio está fabuloso y contiene una enseñanza moral muy interesante sobre los estragos del turismo y se da la paradoja que la playa de La playa fue arrasada por los turistas y tuvo que cerrarse al público. Y luego está esa hipnótica canción de Moby que se incluía en la banda sonora: Porcelain.

Todavía, a veces, soñamos con huir a la playa de en la que Leo DiCaprio halló el cielo y el infierno.

No sé.

¿Fue un año tan jodido el 2000 en lo cinematográfico?

Vale que tuvimos Erin Brockovich con Julia Roberts en estado de gracia pero también se exhibió en salas El bar Coyote y en el extrarradio de las ciudades españolas comenzaron a proliferar disco pubs con ese nombre.

La nueva ola del feminismo no había llegado todavía a Hollywood, lo cual también se notaba en las muy machistas comedias adolescentes de la época y, sin embargo, admitamos el placer culpable que supuso aquel 2000 ver Colega, ¿dónde está mi coche?, cuyas dosis de autoparodia y de ridiculización del macho juvenil tiene su parte buena. El par de idiotas interpretado por Ashton Kutcher y Sean William Scott resulta fascinante.

Y, bueno, también en España pudimos disfrutar de La comunidad y El bola, así que se compensaron las penalidades vividas en las salas de cine, con tanto blockbuster pésimo, 

Lars Von Trier nos regaló Bailar en la oscuridad, con Björk en su trabajo más deprimente, y tal vez tenga valor cinematográfico tan exquisita y rara pieza pero nunca dan ganas de volver a verla a no ser que tengas tendencias masoquistas.

Añadamos como joya oculta de aquel 2000 la magnífica American Psycho, adaptación de la perturbadora novela de Bret Easton Ellis, disección de la imbecilidad capitalista, y soberbia interpretación de Christian Bale. 

Y ya está. Pasó el año 2000 y ni siquiera colapsó el planeta debido al efecto 2000 del que hablaban periódicos y televisiones. No pasó nada. La vida siguió y un día, de repente, dos aviones variaron su rumbo en Nueva York e impactaron contra los edificios más altos de la ciudad. Y ahí, de verdad, comenzó el siglo XXI.

DANIEL SERRANO

ADEMÁS: ¿Por qué añoramos los 80?

 

Ver resumen Ocultar resumen

Si naciste en los 70 o los 80, tu infancia estuvo marcada por películas como 'E.T.' o 'Los Gonnies'. Ambas películas fueron obra de Steven Spielberg (la segunda como ideólogo y productor) y, resulta, que la persona de la que surgieron películas juveniles tan inolvidables, no tuvo una infancia lo que se dice fácil.

Ver resumen Ocultar resumen

El capitalismo se regenera buscando nuevas formas de esclavitud y ahora llega, en Estados Unidos (y veremos si en otros países del orbe desarrollado) la experiencia de volver al nomadismo para sobrevivir. Hablamos de gente que reparte para empresas como Amazon o va de ciudad en ciudad a la busca de la chapuza que se presente para ganar unos dólares. 

Ver resumen Ocultar resumen

Escribo este artículo para nadie porque ¿quién demonios se acuerda de Éric Rohmer? Murió en 2010 y su cine (tan francés) es una celebración de la sentimentalidad y las horas dulcemente perdidas en interminables paseos sin propósito. Las películas de Rohmer siempre (o casi siempre) se desarrollan durante las vacaciones. Él decía que ahí, en ese tiempo libre ajeno a la tiranía laboral, es donde se halla la verdadera vida.

Páginas