Los 5 mejores peores polis que ha dado el cine

Lo más habitual es que en las películas de policías haya policías buenos pero el agente del orden descarriado es también un clásico del género y cuando un poli sale malo (ejem) esperémonos lo peor.

El caso es que hay polis malos memorables.

En la ficción, ¿eh? En la realidad no sólo queremos policías buenos como el major Trapero.

Vamos a ello.

1. Santos Trinidad

Sí, un español (y muy español) es el Number One de los polis chungos cinematográficos. José Coronado en una de las cimas de su carrera: Santos Trinidad, agente del orden aficionado a beber, fumarse los marlboros de tres en tres, ir a clubes de alterne y zanjar a balazos las desavenencias. No habrá paz para los malvados es un thriller desenfocado en el que no se entienden bien las motivaciones de los personajes principales pero da igual. La furia desatada de Santos Trinidad, como una bala directa al corazón de no se sabe qué bestia, funciona como acelerado motor de la historia. Puro rock&roll.

2. Alonzo

Otro gran papel de Denzel Washington, que es mejor cuanto peor es su personaje. Véase American Gangster y véase Training Day, en la que borda a Alonzo, poli malo donde los haya que deja a Ethan Hawke hecho unos zorros de todas las maneras posibles. Qué tío más cabronazo. El intento de convertir la peli en serie de televisión no funcionó. Ah, y por cierto, sí, la crítica fue tibia con Training Day pero es de esos títulos que te comes con patatas cada vez que lo cazas en cualquier canal. ¿Peli de culto? Más o menos.

3. Teniente corrupto

Un largometraje de Abel Ferrara en el que Harvey Keitel interpreta al teniente más sucio, repulsivo y mezquino que jamás viera el cine. Algunas de las escenas de Teniente corrupto dan grima y el descenso del policía protagonista a los infiernos no ayuda a que el estómago del espectador se asiente. El exceso hecho agente del orden. Seguramente esta fue la cinta que inspiró a Santiago Segura su Torrente, personaje sobre el cual mejor corramos un tupido velo.

4. Stan

Cuando Natalie Portman era una niña hizo uno de sus mejores interpretaciones en Léon (El profesional) de Luc Besson. Invirtiendo la lógica de las películas más tradicionales, un asesino a sueldo encarnado por Jean Reno se convierte en su ángel de la guarda y la protege contra un policía malísimo. Ese poli malo es Stan, a quien pone cara un pasadísimo de rosca (como siempre) Gary Oldman. Y cuando Gary Oldman se pasa de rosca nos gusta bastante. Qué se le va a hacer. Ojo, que también sabe ser (más o menos) sobrio y ahí está El topo. Pero qué malvado más malo y toxicómano y sádico ejecuta en esta película.

5. Gary Figgis

>

Gary Figgis es Ray Liotta en Copland, extraordinario thriller que pasó desapercibido y ha quedado un tanto en el olvido siendo como es magistral. Un barrio entero de polis chungos: con Harvey Keitel de líder y Ray Liotta de agente politoxicómano hasta la extenuación, como él suele. Los polis buenos son Robert de Niro y Sylvester Stallone en el que quizá sea el mejor papel de su carrera. Porque lo de Rocky, dejémonos de zarandajas, no es interpretar. Hemos colocado a Gary Figgis/Ray Liotta pero cualquiera de sus compañeros de banda, policías que fundan un barrio al otro lado del Hudson desde donde se ve el skyline de Nueva York, hubiera valido.

ADEMÁS: Alerta Cobra y 7 series que nadie ve pero ahí siguen

Ver resumen Ocultar resumen

¿Quién no recuerda la historia de ese equipo de rugby uruguayo que tuvo un accidente de avión en mitad de los Andes? Una historia que parece ficticia pero que ocurrió en realidad y que inspiró la creación de dos libros y una película.

Ver resumen Ocultar resumen

El próximo 19 de diciembre se estrena Sin Novedad, una comedia sobre cómo una operación de vigilancia policial, aparentemente rutinaria, acaba totalmente descontrolada. Basada en el formato australiano No Activity, la serie está producida por Warner Bros. ITVP en España para HBO Max.

Ver resumen Ocultar resumen

Han pasado cinco años, nadie lo esperaba pero Paco León ha dado un paso al frente, ha asumido su parte de culpa y ha pedido perdón. 

"Aunque tratamos de darle motivaciones a los personajes es imperdonable haber romantizado una violación sistemática. Siento mucho no haber tenido en ese momento la sensibilidad para tratar el tema y haber frivolizado con él". 

¿De qué está hablando Paco León

Páginas