Los Alcántara en el futuro: resumiendo España

Se anunció que los Alcántara viajarán al futuro y 'Cuéntame' introducirá un salto temporal para relatar la experiencia maldita de 2020, cuando una pandemia convirtió la distopía en realidad cotidiana. 21 temporadas lleva dándole que te pego la serie que mejor resume España. Porque, finalmente, aparte de los giros folletinescos y si Merche y Antonio se divorcian o se arreglan, Cuéntame ha radiografiado un tipo de familia y de psicología muy de esta nación de naciones que cantara Cecilia ("de tu santa siesta/ ahora te despiertan/ versos de poeta").

Los Alcántara somos todas y todos porque representan esa España que siempre está con el que manda o con el que va a mandar. Me explico. Ha habido críticas al guión de Cuéntame porque los Alcántara son perejil de todas las salsas: hija hippy que vuela a Ibiza y Londres desde su humilde barrio, madre de familia que pone boutique y luego se hace pequeña empresaria, pater familias que pasa por UCD, la bonanza económica propiciada por el PSOE, el desencanto, los disco pubs, diferentes modelos de automóvil, el hijo periodista que lo mismo se asoma a un golpe de Estado que a las cloacas policiales y las cosas del terrorismo, Tony Leblanc en el quiosco viendiendo tebeos, una abuela inmortal y con la vejez detenida en el tiempo por los siglos de los siglos. Amén.

Pero es que España es así, España se apunta a lo que haga todo el mundo, sea votar a la UCD o al PSOE, aplaudir a Aznar, quejarse en las plazas un 15M, asegurar que la única solución es votar a Podemos, asegurar que la única solución es votar a Vox, gritar "¡Viva el Rey!" o gritar "¡Viva la República!". Según convenga y evItando que las cosas cambien demasiado, los Alcántara cambian el cuadro del salón (escena de caza) pero por dentro siguen siendo profundamente conservadores. Eso es lo que nos pasa. Ya cantaron los Jarcha con el tono heteropatriarcal propio de la época que los españoles (y españolas) sólo quieren "su pan, su hembra y la fiesta en paz". 

Por eso baja Podemos en las encuestas.

Porque los Alcántara ya no quieren líos sino que gobiernen los funcionarios del PSOE que suelen ser tan eficaces y simpáticos con el monarca que haya.

Los Alcántara son el resumen de España, cada época marca su acento, y ahora la sintonía la canta Rozalén, lo cual resulta estupendo.

Cuéntame hará una incursión en este futuro de pandemia y Carlos Hipólito aparecerá más allá de su voz, será Carlitos adulto, por fin. Eso sí es una buena noticia, siempre conviene ver a Carlos Hipólito en acción, gran actor donde los haya.

Y España seguirá así, amagando con insurrecciones que no acaban de cuajar, esto no es Rusia, caballero, señora, la Rusia de Lenín, se entiende.

Aunque a veces acontecen sucesos como la II República, pero cuarenta años de franquismo dejaron pastueños a los Alcántara, sin ganas de embestir al sistema (siempre y cuando haya para la cervecita del mediodía en la bodega o al sol de un parque, comiendo pipas).

Y nada.

Que sigue Cuéntame en la tele.

Todo en orden.

DANIEL SERRANO

ADEMÁS: Las 10 mejores peores series españolas de todos los tiempos

 

 

Ver resumen Ocultar resumen

Ya pasó en su momento con El sexto sentido y Los Otros, que la ideilla super innovadora de que estuviesen todos muertos (ups, spoiler) se les ocurrió a Shyamalan y a Amenabar a la vez y, aunque son dos peliculones, la sorpresa quedó un poco deslucida en el caso del español.

Ver resumen Ocultar resumen

¿Te imaginas qué pasaría si el planeta entero se quedara sin electricidad de un día para otro? ¿Te imaginas que todas las cosas que te facilitan la vida de forma diaria dejaran de funcionar de repente? Esa es la distopía que nos plantea El gran apagón, una historia de ciencia ficción creada por José Antonio Pérez Ledo en formato podcast, dirigida por Ana Alonso y realizada por Roberto Maján a través de la plataforma Podium Podcast (PRISA Audio), y que ahora va a dar el salto a la ficción audiovisual de la mano de Movistar+.

Ver resumen Ocultar resumen

La existencia de los móviles y de las redes sociales ha desdibujado la delgada línea que separa lo público y lo privado. Hoy en día subimos fotos a Instagram o Facebook, vídeos a TikTok, o nos desnudamos completamente contando nuestra historia en Twitter.

Pero, ¿qué pasa cuando no eres tú quien elije exponer su vida públicamente sino que otros toman la decisión por ti?

Páginas