Martínez-Almeida comparte un segundo vídeo de atascos (sale mal, otra vez)

José Luis Martínez-Almeida tiene todo para convertirse en un youtuber de relevancia. Presencia ante la cámara, un tema recurrente y, desde este domingo, una palabra comodín: 'odiadores'. 

El candidato del PP al Ayuntamiento de Madrid, dedicó su segundo vídeo contra los atascos en Madrid, a los "odiadores profesionales a los que no gustó mi vídeo en moto". El vídeo en moto del que habla, lo grabó el pasado 3 de mayo en el entorno de la calle Mayor, mostrando un atasco que él mismo estaba formando con la moto. 

En esta ocasión, nueve días más tarde, el vídeo llegó para mostrar el atasco que había en ese momento en la calle Mayor de Madrid. Lo hizo con retintín. Lo hizo con tonito. Y lo hizo con la retranca de quien deja otro mensaje implícito en su vídeo: '¿Veis cómo tenía razón?'

Lo malo para José Luis Martínez-Almeida es que los tuiteros le han quitado esa razón que él mismo creía tener. Eso sí, antes le han instado a ponerse de acuerdo con Isabel Díaz Ayuso: ¿Atascos sí o atascos no

ADEMÁS: El dardo de Iñaki López al Partido Popular

Según el alcaldable, atascos no. "A ver si aplicamos la ecuación: a más atascos, más contaminación". Que se lo explique a su compañera de partido. Eso sí, en tal caso, Isabel Díaz Ayuso le podrá explicar la poca conveniencia de seguir grabando vídeos. 

En primer lugar, porque la zona de atasco que señala José Luis Martínez-Almeida, se ha visto afectada desde hace meses por las obras de la Plaza de Canalejas, al final de la calle Mayor. Una zona en la que hay dos obras en marcha y, curiosamente, ambas autorizadas por gobiernos del PP. 

Por un lado, las del complejo de Canalejas, en marcha desde 2013 cuando aún gobernaba el PP en el Ayuntamiento. Por otro lado, las obras de mejora de la Línea 2 de Metro que arrancaron a principios de 2019 y donde un ingerencia externa, precisamente de la primera obra, ha dejado sin servicio a cientos de miles de pasajeros. 

ADEMÁS: El mensaje de 'apoyo' de Anabel Alonso a Díaz Ayuso

Por si alguien no lo tiene claro, el Metro de Madrid es competencia de la Comunidad de Madrid que, a día de hoy, sigue estando gobernada por el PP. 

Pero no queda ahí la cosa. El vídeo del candidato a la Alcaldía cobra un tinte tendencioso y casi ladino, cuando José Luis Martínez-Almeida omite que el momento en que lo graba, se está celebrando la Carrera de la Mujer. Un evento para el que se había cortado el centro de Madrid. 

¿Despiste o mala leche? Teniendo en cuenta que es el segundo vídeo y que es un señor que aspira al Ayuntamiento de Madrid, se le presupone estar atento a los grandes eventos. Es decir, optaríamos por la mala leche.

Un motivo más para que se haga youtuber, pero un motivo menos para que consiga la Alcaldía. No está bien engañar a los ciudadanos que aspiras a gobernar. 

Fotos y vídeo: Partido Popular

Ver resumen Ocultar resumen

David Pareja, reconvertido en el Reportierno en El Intermedio, puede haber encontrado el eslogan más pegadizo y con mayor potencial de marketing de 2021: "Soy de derechas y hago yoga". 

Ríase usted de Mr. Wonderful. Esto es una frase con gancho y no el Just Do It de Nike. 

Eso sí, cuando el reportero y cómico sea multimillonario, debería compartir la mitad de su fortuna con la ideóloga de esta frase para la historia: Cristina. 

Un mujer de derechas con las ideas muy claras.

Ver resumen Ocultar resumen

Han pasado más de dos años desde que Ibai Llanos se convirtió en el gurú y talismán de los estudiantes, con su legendaria arenga en Youtube. 

Su "cree en ti, carajo" fue el vídeo más visto en España aquel año y fue clave en el notable incremento de popularidad del creador de contenidos. 

Dos años más tarde, Ibai Llanos se codea con los mejores streamers del mundo pero no se olvida de su compromiso con los estudiantes, incluso en el inicio de curso. 

Ver resumen Ocultar resumen

En el año 2000, Juan José Ballesta tenía rendido a sus pies a toda la industria del cine español gracias a su trabajo en El Bola, papel por el que ganaría el Goya. Pero la presión pudo con él y se despidió del cine para trabajar como marmolista, albañil y hasta contable.

Páginas