La ideología vuelve a romper el amor en 'First Dates'

No es la primera vez y tampoco será la última que la política se interpone en el amor en First Dates. 

El veterano programa de Mediaset sigue ejerciendo de Cupido televisivo pero el actual clima político patrio no ayuda a que el amor triunfe. 

Una muestra de ello han sido Alberto y Anabel, una pareja cuya cita iba de maravilla hasta que la política ha salido sobre la mesa y todo se ha ido al traste. De hecho, Alberto y Anabel parecían perfectos el uno para el otro por edad, conversación, intereses, buen rollo pero ella ha soltado un glorioso "soy muy de derechas" que ha roto toda la magia. 

ADEMÁS: Kiko Rivera: Auge y caída del hijo de Isabel Pantoja

No te lo perdonaré nunca, Abascal. 

La realidad es que los políticos han tenido poco que ver aquí, tal y como ha confesado la propia Anabel. "Soy muy de derechas, como mi madre y mi abuela, que es lo que me han inculcado". La cara de Alberto era un poema. Eso sí, ha mantenido el tipo y el encanto, y así, al menos, terminar la cena tranquilos. 

"La forma de pensar de una persona muy de derechas es completamente opuesta a una persona muy de izquierdas. Lógicamente, vamos a chocar en cualquier tema. No se trata de meter un voto, sino de ver la vida de forma diferente", ha confesado ya en la intimidad. 

ADEMÁS: La transformación de Terelu Campos

Así las cosas, Anabel no ha dudado en pedir una segunda cita con Alberto, mientras que él ha optado por dejarlo en una anécdota televisiva y seguir con su vida lejos de Anabel. "Creo que tenemos formas de penar diferentes y vamos a chocar seguro porque me conozco". 

Y así es como Cupido desperdició otra flecha, tras chocar ésta con una banderita. 

Fotos y vídeo: Mediaset

Ver resumen Ocultar resumen

Después de dar el pelotazo con sus papeles de Alicia Sierra en la última temporada de La casa de papel y Zulema en Vis a Vis, Najwa Nimri vuelve a sorprendernos al conducir por primera vez un reality. Y se trata nada más y nada menos que del primero que produce Netflix, Insiders, que es de todo, menos convencional.

Ver resumen Ocultar resumen

Con el comienzo del milenio se daba el pistoletazo de salida al reinado de los realitys con la primera edición de Gran Hermano. Dos años después, Antena 3 lanzaba un órdago apostando por otro concepto de reality, en el que tres parejas pondrían a prueba su fidelidad separándose en dos casas donde estarían rodeados de mujeres y hombres cuyo único objetivo sería seducirles.

Páginas