'Mrs. America': vida y lucha de Gloria Steinem

El comité de los premios Princesa de Asturias ha tomado la decisión de otorgar el de Comunicación y Humanidades de este año a Gloria Steinem, periodista, activista e intelectual estadounidense porque "a lo largo de seis décadas, su sólido e inagotable compromiso con el feminismo, su ponderación y su voluntad de incluir todas las voces han impulsado la igualdad como uno de los valores fundamentales de la humanidad".

Steinem está relacionada con el movimiento feminista de los 70, época en la que se enmarca la serie de HBO Mrs America, que narra la campaña de Steinem y otras mujeres por conseguir la aprobación de la ERA, o Equal Rights Amendment (Enmienda de Igualdad de Derechos), una enmienda a la Constitución que consagraba esa igualdad de derechos entre hombres y mujeres.

Esta miniserie de FX retrata un momento de mucha crispación, en el que el sector más conservador se valía de la religión para dar autoridad a sus esloganes políticos, lo que auparía a Ronald Regan a la presidencia en los 80.

En realidad, la protagonista de esta serie no es la figura de Steinem (Rose Byrne), sino la de Phyllis Schlafly (Cate Blanchett), una mujer conservadora con aspiraciones políticas que ve en la oposición a la ERA su forma de llegar a Washington. La figura de Schlafly está plagada de contradicciones, puesto que niega al resto de las mujeres las libertades de las que ella misma disfruta (con apoyo de su marido, por supuesto).

Casada con un abogado y madre de 6 hijos, Schlafly consideraba que la igualdad de derechos entre mujeres y hombres, con especial atención a temas como el empleo, la propiedad o el divorcio, suponía una amenaza para la institución de la familia tradicional. Repudiaba el aborto y el matrimonio homosexual y, ante todo, incentivaba el papel de la mujer como cuidadora y madre.

Era un momento en el que el movimiento feminista se encontraba bastante dividido (básicamente como ahora), en el que Steinem representaba un sector más aperturista frente a la figura de Betty Friedan (Tracy Ullman), que rechazaba incluir en las ambiciones feministas la lucha por los derechos de las lesbianas. Steinman rechazaba el matrimonio, luchaba por la legalización del aborto y por la abolición de la pena de muerte, la mutilación genital femenina y el maltrato infantil.

Una figura adelantada a su tiempo que sento las bases de los derechos de los que disfrutamos las mujeres hoy en día. Lucha que, por fin, se le ha reconocido.

ADEMÁS: 'The Nevers': superheroínas victorianas y polémica

Ver resumen Ocultar resumen

La tranquilidad que ha envuelto la actual realidad de los protagonistas de The Walking Dead no es más que un velo que esconde la tensión con la que están viviendo en Alexandria. La aún desconodida comunidad es la protagonista de la 13ª entrega de esta quinta temporada. En el capítulo Forget, Rick y los suyos tratan de acoplarse a un modo de vida que parecía obsoleto. Eso sí, con un plan B para tomar la comunidad si fuera necesario. 

Ver resumen Ocultar resumen

Durante dos temporadas de House of Cards, ni una sola lágrima había derramado Frank Underwood. Al menos, nunca se le vio abatido. Siempre era el rostro de la victoria, aunque no fuese el favorito (uno de los siete motivos por los que adoramos a Frank Underwood). Hasta el segundo capítulo de esta tercera temporada.

Ver resumen Ocultar resumen

Si había un regreso esperado, ése era el de House of Cards. El pasado 27 de febrero, la espera tocaba a su fin. Volvía Frank Underwood a la vida de su legión de fieles. Netflix daba paso a los 13 capítulos de la tercera temporada de una producción que amenaza con convertirse en mito. Si no lo es ya

Páginas