Mucho miedo con 'Misa de medianoche'

Mike Flanagan se ha convertido en el autor de terror imprescindible de Netflix. Tanto es así que la plataforma ha blindado su trabajo y han firmado un contrato de exclusividad para generar contenido de terror.

Y no es para menos, después del éxito apabullante de La maldición de Hill House y el más contenido, pero éxito al fin y al cabo de La maldición de Bly Manor.

Flanagan ha vuelto para hacernos las noches más terroríficas con su Misa de Medianoche, en las que mezcla el fervor religioso y el terror poniendo en duda las repercusiones de la fe, los peajes que hay que pagar en el amor y cómo los hombres no han dudado en usar a Dios para cualquiera de sus fines perversos.

Según la sinopsis oficial de Netflix, la miniserie de siete capítulos se sitúa "en una pequeña comunidad isleña aislada donde las desavenencias existentes se intensifican con el regreso de un joven caído en desgracia (Zach Gilford) y la llegada de un carismático sacerdote (Hamish Linklater). La aparición del padre Paul en la isla coincide con unos acontecimientos inexplicables y aparentemente milagrosos, que avivan la devoción religiosa de los lugareños. Pero ¿acaso hay que pagar un precio por esos milagros?"

 

No es una serie precisamente rápida. Flanagan se toma su tiempo para presentar a los personajes y durante los tres primeros episodios parece que no pase nada. Así conocemos a Erin (Kate Siegel), la profesora de la isla, que suele aparecer junto a Riley, enfadado por haber regresado; Hassan, el sheriff (Rahul Kohli), que con el trabajo habitual de un policía de pueblo; la beata Bev (Samantha Sloyan), a la que nadie puede soportar... Y entre todos ellos, los anodinos sermones del padre Paul, que no parecen decir nada relevante... ¿o sí?

Pero si durante los tres primeros episodios hemos ido conociendo a los personajes y el entorno poquito a poquito, a partir del capítulo cuatro todo se desata hasta que llega un final completamente sublime.

 

Hemos mencionado La maldición de Hill House y La maldición de Bly Manor como las grandes series de Flanagan para Netflix, pero su relación viene de lejos. Después de alguna intentona poco gratificante, Flánagan rodó  Absentia, que financió mediante Kickstarter. Una película que hubiera pasado desapercibida si no hubiera sido por Netflix, que compró sus derechos y la convirtió en una película de culto.

 

Las siguientes participaciones de director con la plataforma ya son más conocidas, como Oculus, Ouija: el origen del mal o El juego de Gerald. Y así fue como llegamos a las dos series mencionadas antes y al contrato de exclusividad con la plataforma que ha dado como resultado Misa de Medianoche.

Habrá que prepararse para hacer un maratón y tirarse varios días sin dormir (de miedo).

ADEMÁS: Terror para el público infantil: 'Cuentos al caer la noche'

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Si hay algo que ha caracterizado a las cuatro temporadas de Juego de Tronos es que ningún espectador pueda coger excesivo cariño a los personajes. Nunca se sabe quién será el siguiente en morir. Y es que desde el inicio con aquel explorador de la guardia de la noche, que es ajusticiado, se vio bien que la muerte iba a ser el ingrediente principal de la obra de HBO.

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Atención, que se paren todas las rotativas, el proyecto Twin Peaks ha sufrido un duro revés: David Lynch, co creador de la serie, abandona al reboot de la serie. El gozo de millones de fans en un pozo. El regreso de una de las series que cambió la forma de hacer ficción televisiva, podría estar en serio peligro. 

Ver resumen Ocultar resumen

En una época tan dada a los clásicos bíblicos en la televisión Telecinco optó este miércoles por otro pero centrado en el lejano Oriente. Rescató del baúl de los recuerdos una de esas historias intemporales; Las mil y una noches.  Todo arranca con Sherezade (Vanessa Hessler) yendo al castillo de un cruel príncipe que mata a todo aquel que ose adentrarse en su interior.

Páginas