10 años sin internet por acosar a un actor de The Walking Dead

Es una de las series que más fans arrastra en los últimos años. Cada uno de los estrenos de sus temporadas es un acontecimiento en sí mismo. Sólo hay que ver los números de audiencia que tiene, para darse cuenta de que sigue siendo uno de los grandes atractivos de la televisión. 

Hablamos de The Walking Dead, la serie de AMC que tiene prendado a medio mundo con sus historias de zombies, y sobre todo superviviencia. Pero es que hay veces que el amor por una serie y un personaje puede acabar siendo obsesivo.

Y si no que le pregunten a Kathryn Broykin, una mujer de 25 años que estaba obsesionada con el actor de la serie, Daniel May.  El obsesivo interés derivó en acoso a él y a su pareja, Rachel May.

May tampoco es que sea uno de los rostros más habituales de la serie. De hecho dio vida a Allen en la tercera temporada de la aclamada ficción de AMC. Aunque su cara también es un rostro conocido por papeles en Nashville, Powers o Revolution.

Todo empezó en 2006

Aunque la obsesión de la mujer le viene de mucho antes, de cuando ella era casi una adolescente; ya que todo arrancó en el año 2006 cuando acudió a ver a Daniel May a una obra de teatro en la que él participaba, según contó la televisión norteamericana WBS. 

Quedó tan prendada de él que cuando volvió a ver su cara en The Walking Dead su obsesión, la que ha costado no poder acceder durante diez años a Internet, comenzó a dispararse. Así en diciembre de 2013 inició toda una campaña de acoso y derribo contra el actor y su esposa. 

La admiración pronto derivó en una obsesión enfermiza que llevó a Broykin a crear perfiles falsos de cuentas en redes sociales, donde llegaba a acusar al actor de haber cometido varios crímenes y publicaba muchas más falsedades sobre la pareja, sin ninguna base real. Pero no sólo se quedó en las redes sociales, sino que consiguió los correos electrónicos de la pareja y les acasó vía email.

Ahora podrán estar aliviados 

En ese momento, la pareja ya se alertó y avisó a la policía del comportamiento de la acosadora. Pidió, por ello, una orden de alejamiento. Y es que estaba aumentado en el nivel de acoso, llegando a presentarse en el teatro Synchronicity de Atlanta que dirige Rachel.

No sólo incumplía la orden de alejamiento, sino que fue un paso más allá y colocó un gran cartel a las puertas del teatro en el que pedía el cierre del mismo. A esto unió muchos más insultos que alertaban a todo el mundo que pasaba por allí. 

Ahora, para los May parece que puede llegar la tranquilidad después de que un juez haya condenado a la joven a 10 años de libertad condicional, en los que tendrá prohibido acercarse al matrimonio. A esta condena se le añade el impedimento de acceder a internet durante una década; y, ademnás, deberá recibir tratamiento médico para combatir su obsesión. 

Fotos: Redes sociales.

Ver resumen Ocultar resumen

Lo de El juego del calamar no tiene nombre. Se ha convertido en la serie más vista de la historia de Netflix, ha elevado a la categoría de estrellas a sus actores (sobre todo a Hoyeon Jung) y todo el mundo habla de ella.

Fíjate si tiene éxito, que en Saturday Night Live se han dignado a hacerle una parodia y nada más y nada menos que con Rami Malek y Pete Davidson como protagonistas.

Ver resumen Ocultar resumen

En mayo de 2020, en pleno arranque de pandemia, saltó la noticia: Ruby Rose abandonaba de forma abrupta Batwoman, la potente serie de The CW.

Aunque se señaló a una lesión de espalda, producida precisamente en el rodaje, todo el mundo sabía que detrás había algo más, pero ambas partes, productora y actriz, se mantuvieron en silencio.

Hasta ahora.

Ruby Rose ha explotado y ha contado, a través de Stories en Instagram, su versión de los hechos y el infierno que, según relata, fue el rodaje de esa temporada.

Ver resumen Ocultar resumen

Te suena la imagen de arriba? Está en la Comunidad Valenciana. A orillas del Mediterráneo. Y, pese al color azul que predomina en la imagen, su nombre popular tiene al rojo como color principal.

¿Atas cabos?

Una pista.

Páginas