13 razones para no perderse Pekín Express

Este próximo lunes Antena 3 dejará en manos del regreso de Pekín Express: La ruta de los mil templos su prime time. El programa de esos aventureros que ponen rumbo al lejano Oriente casi sin recursos es uno de los estrenos esperados del año y supone una nueva oportunidad para que un reallity funcione en la cadena de San Sebastián de los Reyes.

Son muchas las razones por las que el próximo lunes habría que coger el mando de la televisión, secuestrarlo y sólo de dejar que se pulse el botón con el número tres. La primera es ver a Cristina Pedroche por primera vez al frente de un programa de televisión ejerciendo de única presentador. Seguro que da rienda suelta a su sentido del humor en el programa.

Otra de las razones indispensables para no perderse Pekín Express será comprobar la belleza del territorio. La ruta en esta quinta edición transcurrirá por Singapur, Malasia, Myanmar y sobre todo Birmania.

Debut en Antena 3 

Se sobreentiende y se espera ver amabilidad de la gente que, por lo general, suponen un gran soporte para los concursantes. Esas penurias que pasan son menos penas gracias a la ayuda de los habitantes del lugar.

Otro de los argumentos de peso para ver el programa será seguir la evolución de una pareja un tanto peculiar. A diferencia del resto no se conocían antes de esta edición. Son Aitor y Rosario. Él vasco, ella andaluza. Algo así como un Allí Abajo pero viviendo en Asia.

También será divertido comprobar si para los birmanos la pareja de gemelos que concursan les llaman la atención o les ocurrirá que les parecerán iguales como les pasa con todos.

El punto cotilla lo pone que una de las concursantes tiene un padre famoso por haber jugado al fútbol. Es el caso de Lorea Bakero, la hija del ex capitán del Barça e internacional con España José María Bakero. Ver a la chica callar que su padre fue jugador será divertido.

Nuevas pautas en el concurso

Ver cómo funciona el nuevo concepto que introducirán de ovejas negras será también interesante. En mitad de la etapa elegirán entre todos en Asamblea a la pareja que es la oveja negra. Esa pareja descenderá un puesto en el ránking de llegada automáticamente. Las estrategias usadas serán interesantes.

El hecho de ver el concurso por Antena 3 tras haber sido emitido por Cuatro en las ediciones anteriores es un argumento para que llame la atención al espectador. Habrá que ver si la cadena deja su sello.

Volviendo a Pedroche será también digno de ver si es capaz de contarle un chiste malo de los suyos a algún birmano. En Zapeando esperan que sea así. ¿Llevará Cristina alguna camiseta del Rayo Vallecano? También será otro de los argumentos para no perderse ninguna cita del programa.

Y claro como siempre ver qué hacen con el poco dinero del que disponen las parejas es uno de los atractivos habituales. Seguro que a alguno le da para un buen menú, siempre que les inviten a algo claro.

Ver donde duermen y si a Cristina Pedroche le da miedo hacerlo entre ruidos desconocidos será otro de los puntos atractivos. Y cómo no, or último, el gran interés en sí reside en ver quién lo hace mejor y se lleva a casa los 50.000 euros. En unos días se comenzará a ver. 

Fotos: Twitter, Atresmedia

Ver resumen Ocultar resumen

Si algo no se le puede negar a Netflix es la variedad. Tiene películas y series de gran calidad, pero si se tiene que dar al entretenimiento puro y duro, de ese que se consume con media neurona, se da sin ningún problema.

Desde que descubrió el mundo de los realities, no ha habido manera de pararle y ha ofrecido auténticas joyas que, si bien no pasarán a los anales de la historia, sí nos hacen pasar un rato entretenido.

Ver resumen Ocultar resumen

A medio camino entre First Dates y Mask Singer se ha quedado uno de los últimos y más bizarros programas de Netflix.

Sexy Beasts se presenta como un dating show diferente y original, en el que los solteros que se presenten a buscar pareja, lo harán ataviados con tremendo maquillaje de animales, monstruos y bestias y una serie de prótesis para que sean, absolutamente, irreconocibles.

Ver resumen Ocultar resumen

"No, no he muerto"

¿Qué tiene que pasar para que una persona viva tenga que confirmar que lo está? Claramente, que alguien se lo cargue. 

Pues eso es lo que le ha pasado al Maestro Joao, quien ha tenido que salir al paso de la noticia de su propia muerte. Sin duda, el plato de peor gusto que alguien se puede desayunar. Aunque, siendo sinceros, ¿hay algo más satisfactorio que leer la muerte de uno mismo, sabiendo que no es así? 

Páginas