¿35 fotos con famosos? Mira otra vez...

Ves a un famoso. Le pides una foto. La haces. Te vas súper feliz de la vida. Revisas la foto. No es el famoso. Es alguien parecido. Tu vida es muy triste...

Y es que, seamos sinceros, en algunos casos el parecido es medianamente razonable. Incluso hay quienes potencian ese parecido para sacar partido al mismo. Ahí es cuando debe entrar en juego el sentido común, como pensar que si ves a Obama en Mercadona, será raro que no lleve 300 espartanos cubriendo sus espaldas, ¿no? 

Pero eso no es lo peor. Hay casos que dejan la línea de lo ridículo muy, muy, muy atrás. Casos en los que el parecido con la celebrity es mera casualidad. El alcohol, las altas horas y la euforia suelen jugar malas pasadas. Como dijo aquel sabio cubano, la noche me confunde. Qué gran verdad. 

ADEMÁS: 68 fotos de Tinder que te pondrán los pelos de punta

Y a las pruebas hay que remitirse. Vale que este venerable señor oriental lleva sombrero, lleva perilla y el rollo bohemio de Johnny Depp pero... ¡es oriental! Y sí, vale que el actor se ha cambiado la cara en los últimos meses, pero para ser una señora, no un japonés. 

Johnny-Depp2

Y bueno, al menos el primer doble de Hacendado tiene un pase porque se lo ha currado pero lo de confundir a esta versión Callejeros: Barranquillas de Johnny Depp, debería ser delito. En serio, ¿le habéis mirado bien? Por favor, que sólo fuera la foto lo que se hicieron con él. Aunque, viendo su cara, no tardaría más de un minuto en caer desmayado al suelo. 

Johnny-depp

Cuando hablamos de contextualizar la situación, antes de hacer el ridículo, nos referimos a esto en concreto. Ese momento en que crees ver a Bill Murray, como dependiente en una tienda, y le pides una foto. A ver, en algún caso, la tienda, el edificio y la ciudad, serán de Bill Murray, pero a él no le verás atendiendo, a menos que haya cámaras rodando. 

ADEMÁS: 30 fotos panorámicas fail con las que tendrás pesadillas

Bill-Murray

Más flagrantes es el de este Hugh Jackman de pegote que, visto lo visto, se lo toma con humor. ¿Una pista para saber que no es Lobezno? Básicamente, le faltan 40 kilos de musculatura y como 30 centímetros de altura. Por lo demás, aceptamos pulpo... 

Hugh-Jackman

Y un problema de kilos encontramos también en nuestro próximo fan desencantado. George RR Martin es bastante más corpulento y tiene barba, no perilla. Además, si fuera el creador de Canción de Hielo y Fuego de verdad, jamás te diría la fecha de lanzamiento de su nuevo libro, como sí hizo éste. 

George-RR-Martin

Un caso duro para fans desengañados o de vista cansada, es el de hacerse una foto con la presunta estrella, sin que ésta sea consciente de la confusión. Es el caso de esta imitación de Matt LeBlanc, con coincidencias al 7,3% con el actor, quien parece estar posando pensando en pillar cacho más que porque le han confundido con Joey. Angelico. 

ADEMÁS: 46 fotos y un vídeo Forever Alone que te sacarán una sonrisa

MAtt-leblanc

Y así, hasta 35 fotos, recogidas en la galería superior, que demuestran la influencia de los famosos en la gente de a pie: provocan miopía. Digno de estudio el fenómeno. 

Fotos: Reddit, Imgur, Tumblr y Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Desde que la conocimos en El Internado, allá por el año 2007, Blanca Suárez no ha parado de cosechar éxitos. Y de trabajar, mucho y en todos los sitios, tanto en cine como en televisión. Y en publicidad, por supuesto, porque Blanca Suárez es una de las actrices más cotizadas por las marcas de belleza o moda.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido de lo más comentado el corte de coleta de Pablo Iglesias a izquierda y derecha, dándole dimensión simbólica o ejerciendo el mero cachondeo celtibérico, esa costumbre de reirnos de todo que a veces nos sana y, en otras ocasiones, nos devuelve a las estampas de la España negra que pintara y escribiera Gutiérrez Solana, la España de carcajadas con caries y aliento agrio.

Sea como sea: ya está con nuevo look el que fuera líder de Unidas Podemos.

Ha hablado todo el mundo de ello.

Ver resumen Ocultar resumen

Las comparaciones son odiosas pero, en muchos casos, necesarias y atinadas

Apenas ha pasado una semana desde que Isabel Díaz Ayuso arrasara en las elecciones a la Comunidad de Madrid con una campaña basada en una mal entendida libertad, que ni siquiera necesitó de un programa electoral. ¿Para qué?

Una libertad que, curiosamente, con el fin del estado de alarma, ha dejado de serlo. 

Páginas