Al Rojo Vivo, El Rojo Muerto o cómo Ferreras se coló en el monólogo de Late Motiv

De un tiempo a esta parte, se ha hecho habitual poner la televisión y que Antonio García Ferreras siempre aparezca en ella. Su maratón político/catódico, el día del Comité Federal del PSOE, no sólo dio una audiencia descomunal a La Sexta, sino que también ha dado pie a numerosas chanzas. 

La última en llegar, como no podía ser de otra manera, lo ha hecho de la mano de Andreu Buenafuente. Y es que Late Motiv ha comenzado la temporada con fuerza y más afilada que nunca. 

ADEMÁS: Así se prepara Rajoy para cuatro años más en La Moncloa (Estilo Tarantino)

No hay más que echar un ojo a la irrupción, inesperada y gloriosa de la versión latemotivizada de Ferreras, made in Raúl Pérez. El imitador del programa, se metió en la piel del periodista e interrumpió el monólogo de Buenafuente, demostrando que, ahora mismo, está en el top de imitadores del país. 

Late Motiv

Periodismo, Pastor, Cristina Pardo, Rojos Muertos... El Ferreras 2.0 tenía todas las palabras comodín bien aprendidas pero la imitación iba más allá. Sus gestos, su mirada, sus formas, su caracterización, van camino de convertirle en uno de los mejores personajes de Raúl Pérez. A la altura de todo un Josep Pedrerol. 

Por cierto, el momento iPad de cartón, glorioso. 

Fotos y vídeo: Late Motiv

Ver resumen Ocultar resumen

En el año 2000, Juan José Ballesta tenía rendido a sus pies a toda la industria del cine español gracias a su trabajo en El Bola, papel por el que ganaría el Goya. Pero la presión pudo con él y se despidió del cine para trabajar como marmolista, albañil y hasta contable.

Ver resumen Ocultar resumen

Llegan el lunes. El programa presentado por Antonio Castelo y Miguel Lago será, como su nombre indica, un previo a Todo es mentira, el programa de Risto Mejide en el que ambos colaboran desde su arranque.

Ver resumen Ocultar resumen

Si hay algo que ayuda a sobrellevar la cantidad de basura que Twitter acumula a diario, es el humor

La red social que empezó por las risas, ahora es la del odio y el humor ha quedado relegado a momentos puntuales que, eso sí, se saborean como un coscorro de pan en una España postapocalíptica. 

Y si hablamos de humor en Twitter, irremediablemente tenemos que referirnos a los memes. 

Páginas