American Idol baja el telón y nos deja grandes joyas para el recuerdo

American Idol es uno de esos programa que al acercarse el final deja un vacío importante y un recuerdo para siempre entre los grandes seguidores del mundo televisivo. Se comenzó a emitir en junio de 2002 y desde entonces hasta, ahora su adiós, ha sido uno de los espectáculos preferidos de los estadounidenses en televisión. Tiene el honor de ser el único programa en haber sido durante seis temporadas consecutivas como número uno en audiencia.

Ahora que Fox pone fin a quince temporadas es momento de recordar a aquellos concursantes inolvidables. En primer lugar, a la ganadora de la primera edición Kelly Clarkson que después ha consolidado una pujante carrera con premios Grammys incluidos.

Otra que también suena con frecuencia para los premios, pero que en su caso se marchó pronto del concurso fue Jennifer Hudson. La ahora también actriz y ganadora del Oscar utilizó el programa como lanzadera para una brillante carrera.

Jennifer Hudson sería el gran ejemplo de triunfadora en American Idol

Quien sí obtuvo el triunfo y anda ahora convertida en una habitual del pop estadounidense fue Jordin Sparks que con 16 años decidió apuntarse al casting del programa y acabó siendo la vencedora de la sexta edición.

El vencedor que le continuó en la siguiente edición no tiene la popularidad de Sparks en la actualidad. Se puede decir que David Cook ha perdido vigencia pero tuvo su buena etapa tras el éxito del programa.

Otro vencedor de American Idol que no siguió la senda del mayor éxito fue Lee DeWyze en la novena edición. Eso sí, su versión de Beautiful day de U2 fue todo un puntazo por su parte.

A veces en American Idol no había que ganar para pasar al recuerdo. Ese fue el caso de Lázaro Arbos un joven de origen cubano que tenía una disfunción en el habla, pero que en el momento de cantar desparecía dando paso a una muy bonita voz. No ganó, pero tampoco le hizo falta.

Gente que no llegó lejos pero que triunfó

Quien también conmovió al jurado en su audición fue Julie Zorrilla; una colombiana que tuvo que huir de su país a los ocho años por la violencia. Ella sufrió en la infancia pero no le impidió seguir amando la música y su sueño. No acabó venciendo pero sí que dejó un grato recuerdo.

Por su parte, quien sí conoció el éxito en American Idol fue Phillips Phillips, que además de vencer en la edición número 11 consiguió que su ‘Home’ fuera el sencillo más vendido de los salidos del programa.

Al igual que Jennifer Hudson, Carrie Underwood (no tiene nada que ver con Frank) es otro ejemplo de triunfadora. Ya atesora seis Grammys, más de quince singles como números uno y un total de quince millones de copias vendidas de sus discos.

Otra chica a la que American Idol le cambió la vida fue a Katherine Mcphee, que terminó segunda en la quinta temporada y que ahora disfruta de su propio programa de televisión Smash, donde canta a diario.

Y cómo no American Idol también da oportunidad a la revancha del no ganador. Como es el caso Adam Lambert que terminó detrás  de Kris Allen pero ahora tiene dos álbumes y mucho mayor reconocimiento.

Y también está el caso de concursantes que son un poco ninguneadas en el programa, por caer muy pronto pero que una vez fuera conquistan al público como es el caso de Pia Toscano y su voz a lo Maria Carey. 

Fueron muchos los que han pasado por el plató de American Idol durante esos 15 años, y lo mejor que puede decir el programa es que fue el trampolín para grandes estrellas.

Fotos: Instagram, Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Françoise Hardy, la cantautora, modelo y actriz francesa de 77 años, ha vuelto a la primera línea de la controversia como lo hizo en su juventud al luchar por el aborto o los anticonceptivos. Esta vez ha abogado abiertamente por la eutanasia al sentir que se encuentra en el final de su vida. Quiere el suicido asistido. Pide morir dignamente.

Ver resumen Ocultar resumen

Estamos ante una mujer peleona y de fuertes convicciones feministas y progresistas así que no es tan raro que Sara Sálamo se halle muy habitualmente en el centro de diversas controversias. Es actriz pero también ser humano libérrimo con opinión propia y, además, no tener miedo a expresarla.

Ver resumen Ocultar resumen

Nos guste o no el fútbol, a veces miramos El Chiringuito porque es una especie de concurso de histrionismo con algunas figuras cuya capacidad de delirio resulta apabullante.

Es el caso, por supuesto, de Tomás Roncero, madridista hasta la médula y a quien la marcha de Sergio Ramos le trae a mal traer.

Y, naturalmente, había que exhibirlo en la televisión, que para eso está.

He aquí el momento.

Páginas