Arnold Schwarzenegger se sincera: 'Terminator 4 apestaba'

Se puede decir más alto pero no más claro: Terminator Salvation apestaba. Gracias a Dios, no participé. ¿Quién ha dicho estas palabras tan duras contra la cuarta entrega de la exitosa saga? Puez quizás la voz más autorizada para hablar de la misma: Arnold Schwarzenegger. 

Pues sí, en una entrevista concedida a ABC News, Gobernator se ha sincerado hasta el exceso. Casualidades de la vida (o no), ésta ha sido la única película en la que no ha participado el musculado actor. De hecho, la entrevista concedida es parte de la promoción de la que será quinta entrega, Terminator Génesis. Cinta que se estrenará el próximo 1 de julio en Estados Unidos. 

¿Diplomacia? ¿Para qué?

Lo mejor de las palabras de Schwarzenegger es que si hubiera querido ser diplomático, podría haberlo sido, pues el rodaje de esta entrega coincidió con su mandato como Gobernador de California. Pero claro, si hubiera sido diplomático, a lo mejor no habría llegado a ser Gobernador de California. Así es el bueno de Arnold, directo y sincero. Cualquiera le tose 

A sus 67 años sigue estando en plena forma

Y ojo, que a pesar de ser una cuarta parte de una saga, el reparto era de aúpa. A saber: Christian Bale, Sam Worthington, Bryce Dallas Howard, Helena Bonham Carter... No está nada mal, ¿verdad? Y la recaudación tampoco fue mal. El filme costó 200 millones de dólares y consiguió recaudar más de 371. Pues ni con ésas. A Gobernator no le hizo gracia, lo dice y punto. 

Y lo cierto es que no es él solo quien opina de esta manera. Al menos, Alan Taylor, director de Terminator Génesis, tampoco echa muchas cuentas a su antecesora. Y es que en el guión de la nueva entrega, el objetivo es reinventar la franquicia y la línea temporal de la misma, recreando escenas de las dos primeras películas. Así, ha creado una nueva historia en la que Sarah Connor es criada por un viejo T-800. 

Su entrega preferida

Eso sí, tan sincero que había sido a este respecto, no lo pudo ser tanto cuando le preguntaron si Terminator 2 era la mejor entrega de la saga hasta ahora. Yo no puedo decir eso. Hay tres películas en las que he estado y todas ellas tienen su propia personalidad e historias interesantes. Sí, sí... mucho lirili y poco lerele. 

Emilia Clarke será su hija (adoptiva) en la nueva entrega

No, en serio, es verdad que Arnold Schwarzenegger tiene un cariño especial a su personaje de Terminator y no es de extrañar que le encanten sus tres participaciones anteriores. Cuatro con la que está por venir. 

Y, las cosas como son, la pregunta no es fácil. Hay quien adora la segunda parte y la aparición del mítico T-1000, pero también están quienes ponderan la potente historia de la primera entrega. Una película que con un presupuesto de poco más de 8 millones de dólares, recaudó cerca de 80. Una pasada. Sea como sea, estamos deseando ver a Gobernator decir su recordado Sayonara Baby o su lapidario, Volveré. 

Fotos: Terminator Gynisis y Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Escribo este artículo para nadie porque ¿quién demonios se acuerda de Éric Rohmer? Murió en 2010 y su cine (tan francés) es una celebración de la sentimentalidad y las horas dulcemente perdidas en interminables paseos sin propósito. Las películas de Rohmer siempre (o casi siempre) se desarrollan durante las vacaciones. Él decía que ahí, en ese tiempo libre ajeno a la tiranía laboral, es donde se halla la verdadera vida.

Ver resumen Ocultar resumen

Cuando hablamos de Mario Casas (A Coruña, 1986) ¿a quién nos referimos exactamente? ¿A un ídolo de adolescentes a punto de que caduque su esplendor juvenil? ¿O a un intérprete de los pies a la cabeza aclamado por crítica y público? Ambas cosas quizás, como bien saben sus seguidores y seguidoras desde los tiempos en que interpretara a un jovencísimo Ulises en la serie  El Barco o a Aitor en Los Hombres de Paco

Ver resumen Ocultar resumen

Quien pasee estos días por el centro de Madrid hallará la efigie del insigne Eddie Murphy en el mismísimo Teatro Real. Lo que más se ve son los colores del reino de Zamunda refulgiendo en la gris fachada de la ópera madrileña pero, al fijarse, la (o el) viandante reconocerá sin duda alguna esa sonrisa tan de Eddie, el hombre que hizo reir al mundo con las flatulencias de El profesor chiflado.

Páginas