Así es Óscar, el hermano de Mario Casas que llega pisando fuerte

Aún no ha cumplido la mayoría de edad y Óscar Casas se perfila ya como uno de los grandes seductores de nuestro país.

Su mirada cautivadora, su sonrisa Profident y su gran desparpajo hacen que el chiquillo triunfe en redes sociales y suban como la espuma su número de admiradores, y, por supuesto de admiradoras. Los números lo dicen todo y solo en Instagram cuenta con más de 267.000 seguidores.

Seguro que su hermano, 12 años mayor que él, Mario Casas, ha sido, y sigue siendo, un ejemplo a seguir para Óscar. El coruñés acaba de recibir el Premio Feroz al Mejor Actor de Reparto por Mi Gran Noche y ya recibió el mismo galardón en 2013 por La Mula, además de muchos otros reconocimientos, y triunfa en la gran pantalla con Palmeras en la Nieve junto a su pareja Berta Vázquez, Adriana Ugarte o Macarena García, entre otros grandes actores.

Trayectoria artística

A sus 17 años, Óscar Casas, puede presumir también de tener una amplia trayectoria artística a sus espaldas porque comenzó haciendo figuraciones en anuncios publicitarios siendo muy pequeño.

Después, en 2005 y con tan solo siete años, empezó a trabajar en la serie de Televisión Española, Abuela de Verano. Luego participaba en otras producciones para la pequeña pantalla como Los Serrano; Génesis, en la Mente del Asesino; Cuenta Atrás, Gominolas, Planta 25, Fuera de Lugar, Serrallonga, Águila Roja y El Barco y el telefilme de 2012, Carmina, en el que interpretaba a Francisco Rivera de Pequeño.

Óscar Casas era un niño así de pequeño hace poco tiempo, ahora es un adolescente con miles de seguidores.

En cine ha actuado en siete películas: 53 Días de Invierno, El Orfanato, Ángeles S.A., Proyecto de Dios, Fuga de Cerebros, Lobos y El Sueño de Iván.

Además, Óscar y Mario, han tenido la suerte de coincidir en las series SMS y en El Barco. De hecho, en esta última, Óscar hacía de Ulises cuando era pequeño y Mario del mismo personaje en su edad adulta. Y, la verdad, es que nadie mejor que su hermano pequeño con gran parecido físico a Mario, para hacerlo.

Pero desde esa interpretación para la serie de Antena 3 en 2012 hasta ahora el cambio de Óscar ha sido espectacular. Y es que viéndole en Instagram con sus poses más sexys y divertidas, o en un video haciendo surf, con sus mejores amigos y grabado con mucho gusto, nada tienen que envidiarle los grandes ídolos juveniles actuales Justin Bieber, One Direction

Óscar Casas es un apasionado del surf.

Y, ¡hay más competencia aún para Mario Casas!, pero competencia de esa buena y leal porque esta familia de actores es interminable. Un año más joven que él es Sheila, su hermana que, aunque no ha hecho cine, la hemos podido ver en el programa  de televisión Allá Tú, donde se hizo con un bote de 120.000 euros.

Cinco años menos que Sheila tiene Christian, quién sí ha aparecido en algunos filmes como en Apatía. Seis años menos que Christian es Óscar.

Los hermanos Casas, un clan importante para el cine español.

Y, tienen otro hermano más pequeño que cumplirá dos años en el mes de abril.

Seductores, triunfadores, familiares, divertidos y encantadores. ¡Así son los Casas!.

Fotos: Instagram y redes sociales.

Ver resumen Ocultar resumen

Alberto Rodríguez, ya ex diputado de Unidas Podemos, simbolizó el gran cambio que supuso la llegada del partido morado al Congreso

El Rastas era la imagen de la nueva política y su choque con la antigua (y actual) ha quedado reflejado en su abrupta salida, con pérdida de acta incluida, tras una discutible decisión judicial. 

Ver resumen Ocultar resumen

Pepón Nieto ha pasado por La Roca, el programa de Nuria Roca en laSexta, y no se ha mordido la lengua. 

El actor ha charlado largo y tendido con la presentadora quien, obviamente, le ha preguntado por la actualidad política y ésta, ineludiblemente, pasa por Isabel Díaz Ayuso.

Ante la posibilidad de que la presidenta de la Comunidad de Madrid acabe en Moncloa, Pepón Nieto lo tiene claro: "Dios no lo quiera". 

Ver resumen Ocultar resumen

Que Ramón García es historia de la televisión, nadie lo discute. 

Que el pasado siempre vuelve, tampoco. 

Y que era cuestión de tiempo que Ramontxu y la patata caliente volvieran a unir caminos, ni mucho menos. 

El presentador, sin necesidad del Delorean, viajó 25 años en el tiempo, para recuperar una de las pruebas más legendarias del Grand Prix del Verano, uno de los programas recordados con más cariño de Televisión Española. 

Páginas