Ava Phillippe, ¿la hija o la gemela de Reese Whiterspoon?

Santa genética, bendito ADN y santísima descendencia. Raro es el caso, pero lo habitual es que cunado dos guapos a rabiar se juntan y deciden tener hijos, estos sean guapos al cuadrado. En esta ocasión, no hablamos de dos guapos random u oníricos, hablamos de dos bellezones con nombres y apellidos (raros, eso sí): Reese Whiterspoon y Ryan Phillippe.

Sí, la pareja que unió Crueles Intenciones, una de las películas más malas y a la vez más buenas de los 90, nos dejó a una de las parejas más dulces de final de siglo. Los dos eran actores; los dos eran jóvenes; los dos eran guapísimos; los dos eran rubios plus; los dos tienen los ojos azules; los dos eran famosos... así que se dedicaron a perpetuar la especie. En concreto, en dos ocasiones. Ava Elizabeth (1999) y Deacon Reese (2003). Y claro, como era de esperar, los dos niños parecen sacados de un catálogo de hijos perfectos. 

¿Un hijo o una impresión 3D?

Lo que nadie esperaba era que la pequeña Ava fuera un clon de su madre. Un parecido que desde bien pequeña ha sido patente, pero que se ha acentuado con los años. Y es que ahora, a los 16, Ava y Reese (39) parecen gemelas. Sí, como si hubiera fabricado a su hija con una impresora 3D, a partir de una foto suya. Impresionante. 

Ver a las dos juntas es inquietante. Reiteramos que se llevan 23 años y son clavadas. Pero es cuando la foto es de una de ellas sola, lo creepy no hace sino aumentar, pues por momentos, dudas si es una u otra. Y eso que, normalmente, el nombre viene al lado en Instagram. 

Y es que madre e hija no sólo compiten (y empatan) en belleza, también lo hacen en Instagram. Eso sí, ahí Ava tiene mucho camino que recortar a su madre, quien se acerca a los 4 millones de seguidores, por los 153.000 seguidores que tiene la joven Ava. Es lo que tiene llevar dos décadas en la industria del cine. Si a eso le sumas ser una de las actrices más simpáticas de la red, pues ahí lo tienes: 3.9 millones de amigos. 

Ava, it-girl en potencia

Eso sí, que nadie dude que, en algún momento, Ava pillará a su madre. Y es que la joven, a sus 16 años, es toda una it-girl mundial que marca estilo, tendencia y es seguida por muchas jovencitas de su edad. Ava tiene un estilo muy parecido al de su madre, elegante donde las haya, pero sabe darle el punto teen y distendido que enamora a las chicas de su generación. 

Si a eso le sumamos que Ava tiene uno de los padres más macizos del mundo entero, el éxito está asegurado. Si alguien cree que Ryan Phillippe, a sus 41 años, ha perdido un ápice de atractivo, que mire las fotos. Al contrario, el protagonista de Studio 54 está mejor que nunca. Mantiene ese aura angelical, potenciada por sus insonsables ojos azules y complementada con un cuerpazo de infarto. 

Un auténtico ángel caído del cielo que, eso sí, no ha sido incapacitado para tener descendencia. Gracias a eso, tenemos a Ava. La nueva it-girl. La nueva chica a seguir. La nueva Reese Whiterspoon.

Fotos: Instagram y Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Iñaki López es estrella de la televisión y bilbaíno de pro. Y lo demuestra muchas veces desde su perfil de Twitter, exhibiendo detalles de su ciudad y relatando historias de lo que fue urbe industrial sumida en la polución y hoy brilla en los colores metálicos del Guggenheim.

Este fin de semana lanzaba un hilo realmente hermoso sobre cómo ha cambiado Bilbao.

Palabra de Iñaki López.

E imágenes que recuerdan lo que fue la ciudad y lo que es hoy.

Ver resumen Ocultar resumen

Poco a poco, tras muchos meses de pandemia, el mundo va volviendo a la normalidad

El público vuelve a los estadios, las terrazas incrementan su aforo y el espacio que tenían y mucha gente opta por no llevar mascarilla en exteriores. 

A estos hechos, ahora casi extraordinarios, hay que sumar muchos más, entre los que se incluyen las firmas de libros. 

Ver resumen Ocultar resumen

Queda tiempo para la gala de los Oscar, sobre todo ahora que, una vez más, se ha retrasado por la pandemia que parece no querer irse nunca. El 27 de marzo es la fecha elegida para que las grandes estrellas de Hollywood se paseen por la alfombra roja del Dolby Theatre de Los Ángeles... o no.

Páginas