Belén Esteban confirma la ruptura con 'su Migue', aunque deja una puerta abierta

El esperado regreso de Belén Esteban al plató de Sálvame Deluxe, tras su aplastante triunfo en Gran Hermano Vip,  ha cumplido con las expectativas que había depositadas en él. La propia promoción del programa marcaba lo que iba a ser el retorno de la princesa del pueblo; más ahora con la ruptura con su novio Miguel.

La polémica participación suya en el reality de la casa de Guadalix, las reacciones de sus compañeros y su nueva situación sentimental iban a centrar toda la entrevista de este Deluxe casi monográfico.

Le recibió Jorge Javier Vázquez con una sonrisa en la cara, pero con un largo listado de preguntas a los que la ex de Jesulín debería de responder. Lo primero que se abordó en el interrogatorio amigo al que se le sometió fue el final de historia con ‘su Migue’.

No hay marcha atrás con Miguel, de momento

Un momento muy duro par Belén y muy reciente. Ella quiso ser condescendiente con él, y no le recriminó nada en público. Sí que reconoció que le había hecho mucho daño la infidelidad, y que fue ella quien puso fin a la relación al saberlo; aunque con ello sepa que deja ir al hombre de su vida.

También quiso confirmar que ella no tiene que ver con la portada que anticipaba la noticia. Ella, ni nadie de su entorno ha filtrado la información. Tampoco duda de Miguel, pero sí que no desmintió, a pregunta de Kiko Hernández, que fuera esa tercera persona.

Después Jorge Javier continuó con la entrevista ahora para reconducirla hacia el terreno de Gran Hermano Vip. Y no le dolieron prendas a Jorge Javier en recordarle a Belén Esteban de la serie de errore que cometió en la casa. Se mostró como una tirana y no fue una buena concursante. Ella lo aceptó, aunque quiso matizar mucho lo que se vio en la televisión. Dijo que ese comportamiento de déspota no era su realidad en la casa.

Tras aclarar su pasa por Gran Hermano fue el momento para que los colaboradores del programa hicieran acto de presencia. El primero en abrir fuego fue Kiko Matamoros que venía cargado de munición. Sus palabras con la concursante en el tiempo que ella estuvo en GH retumbaban aún. Al final, sellaron la paz y pactaron que Belén fuera a su boda si es la Belén de antes.

Quien llegó al sofá, después, para charlar con Belén Esteban fue Lydia Lozano. De entre los colaboradores es la que menos afinidad tiene, y aunque hubo disputas entre ambas se limaron pronto. Y tras ella, el turno para su gran defensor. Kiko Hernández le dijo, eso sí, aquellas cosas que no le gustaron de su manera de concursar y que eran tantas las actuaciones negativas suyas que poco se podía manipular.

Mila sí puso sal y pimienta

Era el momento valle a la espera de la traca final con María Patiño, que se mostró guerrera, pero que tuvo poco espacio para combatir y por último de Mila Ximénez que confesó que por momentos llegó a odiar a la Belén Esteban que veía en la casa. Si bien, Mila la munición la sacó a aflorar contra el clan Pantoja llamando ratera a Isabel Pantoja e insinuando su homosexualidad. Un momento de máxima tensión que Jorge Javier quiso rebajar.

Al fin y al cabo no era el momento de desviar la atención de lo importante: el regreso de la princesa del pueblo a su castillo particular. Ahora, le queda por demostrar que vuelve a estar fresca para ser una más en Sálvame. 

Fotos:Mediaset

Ver resumen Ocultar resumen

Elsa Ruiz no puede más. Así lo ha contado en el programa en el que colabora, Sobreviviré: «No estoy pasando una etapa buena emocional y psicológicamente. Estoy con depresión y ansiedad tratándome pero llevo un tiempo que la cosa no mejora», dijo en el programa bajo la atenta mirada, Nagore Robles, presentadora del espacio.

Ver resumen Ocultar resumen

Se puede ser estrella global del cine y las series y conservar cierto grado de compromiso político. Sobre todo cuando tu país se juega estar presidido por un reaccionario que disculpa las brutalidades de la dictadura. Pedro Pascal, el actor de The Mandalorian o Narcos, que se ha puesto (literalmente) la camiseta de Gabriel Boric, candidato de la izquierda a la presidencia de Chile. 

Ver resumen Ocultar resumen

Sí, han pasado cuatro días desde que Pablo Casado se coló, sin darse cuenta (guiño, guiño, pisotón) en una misa homenaje a Franco. 

A quién no le ha pasado que va a coger leche semidesnatada y acaba cogiendo entera; que se va a tomar un algo fresquito el viernes y termina volviendo a casa el lunes por la mañana. 

Más allá de la confusión, hay que reconocer que el asunto ha traído cola y ha acaparado más portadas y reacciones de las que cabría esperar. 

He aquí la versión de 

Páginas