Ben Affleck se ha puesto fuertecito

Ben Affleck ya no es lo que era. Los años han pasado y el amigo de Matt Damon en El indomable Will Hunting de 1997 ya peina canas. Que no decimos que las canas no estén bien en los caballeros (miren a George Clooney, por favor) pero lo de Ben no es lo mismo. Porque el director de Argo se ha convertido en uno de los representantes en Hollywood de ese nuevo concepto de hombre llamado fofisano. Algo a medio camino entre el poseedor de barriguita cervecera pero con aspecto saludable.

Y es que estas son las últimas fotos que tenemos del ex de Jennifer Garner, en el set de rodaje de su nueva película, Live By Night (donde ejercerá de coprotagonista y de director) y con un look que, la verdad, no es al que nos tenía acostumbrados. Quizá por exigencias del guión sea el cambio de Ben, pero sea como sea, las fotos revelan que las ensaladas y los productos light no están muy presentes en el menú del actor.

el-nuevo-ben-affleck-y-su-cambio-de-look

Quizá sea por su separación de Jennifer Garner por lo que Ben está descuidando su imagen. Los que le conocen aseguran que el director no pasa por uno de sus mejores momentos después de sus problemas con la madre de sus hijos. Con ella se le ha visto en más de una ocasión, incluso después de conocerse la noticia de su divorcio, dicen que intentando revivir su relación.

Pero parece que las cosas no van todo lo bien que Ben querría y, el resultado, podría ser algo de descuido en su alimentación. ¿Qué es lo que está pasando con Ben Affleck?

La dura vida de las dietas...

O, quizá, todo sea menos dramático que todo esto. Porque no hay problema en coger unos kilos de más si uno está feliz (y sano, claro). El concepto de fofisano, como decíamos, le viene estupendamente a Ben.

ben-affleck-y-su-curva-de-la-felicidad

A él se le ve saludable, sin lucir esa tableta que tenía en Argo (no, no se llevó el Oscar por tener este cuerpo de primo de Zumosol, lo hizo por el sobresaliente de su película) pero con aspecto de no necesitar más remedio que unas sesiones de spinning

Así, no, Ben

Eso sí, lo de la barbita de algo más de tres días, no te lo perdonamos, Ben. Porque la barba se lleva, rollo hipster, con bigotito o como uno quiera. Pero así no. Porque esto no es digno de un gentleman como usted, señor Affleck. Imagínese que Don Draper (el protagonista de Mad Men) llega un día a la oficina de esta guisa:

el-nuevo-ben-affleck

¿Cree que las señoritas se le tirarían al cuello? Negativo. No rotundo. Never. 

Aunque, mirándolo por otro lado, quizá sea ese el imán que necesita Ben para las mujeres. El ser distinto, no ir con las tendencias que marca el mundo de las modas y ser él mismo. ¿Que uno quiere comer un donuts más? Pues se lo come. ¿Que vienen los colegas con unas cervezas y nachos para todos porque echan el partido del siglo? Pues lo mismo.

Tranquilo Ben que, pese al rapapolvo, en Zeleb sigues siendo uno de nuestros chicos favoritos.

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Ridley Scott entra de lleno en la era del Me Too con su nueva película, El último duelo, en la que se narra una violación desde tres puntos de vista distintos: el del violador "enamorado", el del marido "ultrajado" y el de la víctima.

Ver resumen Ocultar resumen

Se dice, se comenta, se rumorea, que Phoebe Waller-Bridge, la protagonista de Fleabag, se va a convertir en la nueva Indiana Jones.

No pienses cosas raras, no es que vayan a encontrarse a un chamán de una tribu perdida en el Amazonas que vaya a cambiar de sexo al mítico arqueólogo (que viendo la deriva de la última película, tampoco sería de extrañar).

Ver resumen Ocultar resumen

Marvel está en apuros. El gobierno de China no ve con buenos ojos el estreno de Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos, por lo que la cinta que aspiraba a ser el gran taquillazo entre el público oriental podría quedarse sin uno de sus mercados principales.

¿Y porqué no gusta lo último de Marvel? La versión oficial argumetna que el cómic en que se inspira (cuyo personaje principal surge en los 70) contiene un evidente sesgo racista y antichino propio de su época.

Páginas