Bertín Osborne entrevistaría a Hitler pero no a Maduro

Bertín Osborne es como esos niños pequeños a los que sus padres avisan: 'Cuidado, hijo, no pises ese charco', pero antes de poder preguntar a qué charco se refieren, ya están metidos hasta el cuello. 

Y ojo, no tiene que ser algo negativo, ni mucho menos. Bertín Osborne es como es y, a estas alturas de partido, nadie le va a cambiar. Ni siquiera va a intentarlo. Un vídeo de menos de dos minutos, deja claro que Bertín es como es, así seguirá, nunca cambiará

El polifacético artista es de los que dice lo que piensa. No sólo eso, sino que además lo suelta como le viene a la cabeza de primeras, sin filtros. Es parte de su encanto y, entre otras cosas, por eso está triunfando como entrevistador. 

bertin-osborne-arevalo-lexus

Pero claro, esta forma de ser, directa y contundente, le ha granjeado a Bertín Osborne tantos admiradores como destractores. Así es Bertín, no te deja indiferente. O le amas o le odias pero no pasas de él. Menos aún cuando, en una entrevista random, sin maldad aparente, te puede dejar el titular de la semana. 

Hitler, sí; Maduro, ni de broma

Y una muestra (otra más), la tenemos en el número de mayo de Vanity Fair. La publicación acompañó a Bertín en la presentación de un nuevo modelo de coche y allí, entre ruedas, caballos, cilindros y lujo, pues Lexus era la marca organizadora, Bertín concedió una pequeña entrevista a la revista. 

"Hitler sería mi entrevista soñada". Ding, ding, ding, ding... ¡ha salido El Gordo! Y, como suele pasar con Bertín, ha sido madrugador. Cinco preguntas cortas, con temática tan variada como sexo y machismo, y a la sexta... ¡boom! Dictador incoming. 

bertin-osborne-arevalo-sombras

Eso sí, que nadie piense que el presentador habla de Hitler en términos de admiración. Ni mucho menos. Preguntado sobre un personaje histórico al que le gustaría entrevistar, contesta que "saber lo que tiene un tío como ése en la cabeza, debe de ser surrealista. Ha habido muchos monstruos pero él es el más reciente". 

Más premios

Pero claro, cuando hablamos de Bertín Osborne, hay que estar atentos pues, una vez ha salido El Gordo, pueden vernir otros premios. En este caso, un 2ª que no estuvo muy repartido, pues se vendió íntegramente en Venezuela. "Tengo entendido que usted no entrevistaría jamás a Nicolás Maduro", le preguntan desde Vanity Fair. "Bueno, es que a sinvergüenzas y delincuentes procuro no tenerlos cerca y entrevistarles, menos", responde Bertín. 

Curioso, cuanto menos, que su entrevista soñada sea a Hitler, pero a Maduro no le quiera por sinvergüenza y delincuente. Lo dicho. Los charcos. O, como él mismo dice, "lo políticamente correcto es una gilipol***"

La entrevista nos deja otras perlas más reconocibles de un Bertín Osborne con más kilómetros que Willy Fog y unas tablas que ya quisieran para sí algunas folclóricas.

bertin-osborne-arevalo-cocina

Desde admitir que el sexo salvaje con desconocidas es más divertido pero que el sexo salvaje con conocidas es mucho mejor, hasta reconocer que "he sido muy imprudente al volante pero nunca he cantado mientras conducía"

Genio y figura el que se gasta el presentador de moda de la televisión nacional. Un presentador que, a pesar de estar en lo más alto de sus niveles de popularidad, se reivindica a sí mismo. "Llevo 35 años trabajando en primera línea. Llevo aquí mucho tiempo". Y es que no se llega a lo más alto sin confianza en uno mismo. Y Bertín la tiene. Como para no tenerla, tras ser todo un galán de telenovelas

Fotos: Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Hace tres semanas, Bertín Osborne pasaba por La Resistencia y se lo pasaba en grande con David Broncano

Eran buenos tiempos para el presentador. Bueno, y lo siguen siendo. Pero claro, ahora se sabe que el presentador fijó su residencia en Luxemurgo y facturó a través de Panamá, para evitar pago de impuestos, tal y como ha contado El Confidencial en exclusiva

Ver resumen Ocultar resumen

Este lunes, 29 de noviembre, un cómico se ha sentado en el banquillo por un chiste

Más allá de cómo sea el chiste, el precedente es aterrador, pues esto podría significar juzgar a 100.000 tuiteros al día. 

La Fiscalía de Madrid pide, además, 1 año y 10 meses de cárcel, una multa de 3.000 euros y la inhabilitación para hacer humor del cómico durante cinco años. Es decir, prohibirle su forma de ganarse la vida. 

Ver resumen Ocultar resumen

Nada como comenzar la semana haciendo un inesperado pero merecido homenaje a Joaquín Prat, legendario presentador de uno de los concursos más relevantes de la historia de la televisión: El Precio Justo. 

En esta ocasión, eso sí, no habrá escaparates, coches, ni pisos en Torrevieja, sino aviones. 

Y es que el precio que los participantes debían que adivinar, en este improvisado concurso tuitero, tenía la Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas como escenario de fondo

Páginas