Carteles de series que fueron censurados

Las series actuales cuidan mucho todos los detalles, y es que son grandes producciones que buscan llegar al mayor número posible de espectadores. Para ello es importante, además de la historia en sí y de la calidad intepretativa de los protagonistas, que se valore mucho la promoción de la serie. En ella tiene crucial importancia el trailer y cómo no el cartel de la misma. 

Aunque, a veces, a las cadenas no les gustan los carteles promocionales que las productoras hacen de sus ficciones; ya que temen que un escote un poco excesivo o que se enseñe más cuerpo de lo debido les reste credibilidad. Al igual que odian que haya algún comentario ofensivo -aunque sea de broma- que pueda generar controversias entre distintos colectivos. Así, es más frecuente de lo que se piensa que haya pósters que no han pasado el visto bueno, y no vieron la luz finalmente. 

Ese es el caso de uno de Padre de Familia. La serie de Seth MacFarlane que tiene como sello diferencial el ser irreverente, traspasó el límite al intentar sacar un póster, en el que Peter Griffin decía: Vamos, hinchados y privilegiados judíos de Brentwood. Dejad que nos unamos a vuestro pequeño club. Un lema, que aunque fuera muy del estilo de la serie, acabó molestando y mucho a distintos medios americanos que se negaron que la imagen saliera  impresa. 

Tampoco gustó mucho que la serie de HBO, True Blood quisiera hacer un ingenioso juego de palabras con MILF, y lo sustituyeran por VILF. El cambio de apetencias sexuales de madre a vampiro no hizo que se le diera el visto bueno al cartel, que fue retirado al poco de salir. 

Enseñar demasiado se penaliza

Pero si hay un apartado que levanta ampollas y provoca retiradas es que se considere que se está mostrando demasiada carne. Algo de lo que puede dar fe Jennifer Love Hewitt, ya que los productores consideraron que el escote que la actriz lucía, en Client List,  no estaba dentro de los cánones permitidos. Como tampoco estaba permitido insinuar, que no ya mostrar, como fue el caso de Arrow. 

En la fotografía seleccionada se veía a Stephen Arnell con un bulto en la entrepierna de un tamaño mayor que el apropiado. Así que la solución llegó vía photoshop, al disminunir un poco las proporciones. Solución que no intentaron con Spartacus, sino que directamente prohibieron un cartel, en el que el protagonista de la serie lucía un paquete'más llamativo de lo que la cadena estaba dispuesta a tolerar. Aquí el tamaño sí que importó, pero para mal. 

Lo que da grima, no gusta

Pero no siempre el mostrar demasiado es el motivo para la censura; sino que son otros los que hacen que se tome una decisión así como ocurrió con la ficción de Guillermo del Toro. Una imagen de un gusano atravesando un ojo no la consideraron la mejor para promocionar The Strain. 

Como tampoco fue bien visto que A dos metros bajo tierra quisiera mostrar una crema para darse tras morir. Esa cara de una persona sin vida, con los ojos y los labios fríos y con el cuello torcido, de una manera imposible, podían asustar al espectador. 

Ver resumen Ocultar resumen

De los creadores de "la nieve no existe, es plástico" o "la vacuna tiene microchips para que Bill Gates nos controle", llega el cierre de la trilogía negacionista: "el volcán orquestado". 

La entrega que no vimos venir. La secuela que nadie pidió pero que Twitter necesitaba. El brindis al sol más gratuito que jamás se ha echado alguien en redes sociales. 

Ver resumen Ocultar resumen

¿Por qué llevaba Pedro Piqueras 15 años esperando para salir del plató de Telecinco a presentar los Informativos? 

El volcán de la Isla de la Palma de Cumbre Vieja es la respuesta

Ni dos crisis económicas históricas, ni una pandemia, ni la Sálvame Fashion Week parecían ser lo suficientemente apocalípticas como para que el presentador saliera del plató de Telecinco

Ver resumen Ocultar resumen

Ante la fuerza desbocada de la naturaleza (y más si va a acompañada de ríos de lava y columnas de humo) se pueden producir diversas reacciones. La más habitual es salir corriendo no vaya a ser que el volcán haga como en Pompeya y nos deje convertidos en piezas de museo.

Pero también están quienes se lo toman con calma.

Y lo primero es llenar la barriga y luego ya veremos.

Al menos es lo que se desprende del audio incluído en un vídeo sobre los primeros momentos de la erupción en la isla de La Palma.

Páginas