Ciudadanos acusa a Jordi Évole de parcial en el Iglesias-Rivera y de apagar el aire acondicionado

Pincha aquí y no te pierdas las noticias de entretenimiento y tendencias de Público - Zeleb en Facebook.

El cara a cara entre Albert Rivera y Pablo Iglesias sigue dando que hablar. El tono hosco, abiertamente enfrentado y la dinamitación de los puentes de diálogo entre las dos formaciones -tampoco es que hubiera muchos nexos de unión- fue una de las conclusiones que se pudieron extraer del encuentro en Salvados.

Poco o nada queda de 'El espíritu del tío Cuco'el tiempo en el que ambos vendían la imagen de dos políticos en las antípodas ideológicas, pero capaces de sentarse juntos a tomar un café y charlar.

Pero eso fue antes del 20-D; antes de los vetos; de las negociaciones sin acuerdo de gobierno; antes de la nueva convocatoria electoral y antes del nuevo debate entre los candidatos de Podemos y Ciudadanos. Los cuales, volvieron a tener como anfitrión a Jordi Évole y su Salvados; aunque ya no en un bar de Barcelona, sino en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. 

Rivera, objetivo de los memes

El diálogo entre ambos fue tenso; hubo reproches; Venezuela y los refugiados fueron los grandes protagonistas; y varias frases y gestos de Albert Rivera acabaron siendo carne de meme. Sí, las bromas de los tuiteros se enfocaron sobre todo en algunas de las citas dichas por el presidente de Ciudadanos; aunque también fue protagonista su camisa azul. 

El debate iba acalorándose y con él, lo hacían los protagonistas del mismo. Elevaban la voz, se interrumpían y comenzaban a mostrar rasgos físicos del desgaste. O, al menos, la camisa de uno de ellos dejaba entrever que hacía calor en la sala. 

Y es que la camisa de Rivera iba adquiriendo un tono más oscuro, producto del sudor del candidato de Ciudadanos. Algo que dio pie a las bromas en Twitter y a las comparaciones de Albert Rivera con José Antonio Camacho y su mítica estampa en el Mundial de Corea y Japón. 

Acusan a Évole de apagar el aire acondicionado

Una imagen que parece no haber gustado mucho en el seno de Ciudadanos, al menos según se entiende tras lo dicho por uno de los hombres fuerte de la formación naranja, Juan Carlos Girauta, quien en una entrevista en el diario Ara acusó a Jordi Évole de parcial y de "apagar el aire acondicionado".

Así, Girauta dijo que: "Cuando vamos a un lugar ya sabemos si es más o menos hostil, de parte o parcial. Hay que ir a todos lados". Aunque a eso añadió que: "Sorprendentemente el señor Évole va a pedir que no se lleven camisas blancas; soprendentemente el señor Évole apagó el aire acondicionado durante los 90 minutos. ¿Tú ves normal eso?", le espetó al entrevistador, quien le repreguntó si estaba diciendo que Évole estaba a favor de Iglesias. 

A lo cual, Girauta dio respuesta con un "sólo pongo los hechos sobre la mesa" y recuerda que Pablo Iglesias se negó a que la moderadora fuera Ana Pastor.

Tras la repercusión de sus palabras, Juan Carlos Girauta ha querido aclarar en Twitter que: "Nunca he hablado de manipular el debate; solo contaba una anécdota. Ojalá haya más debates; nosotros no nos escondemos".

Fotos: Atresmedia/Twitter

Vídeo: Ara.cat

Ver resumen Ocultar resumen

Hay momentos en la vida en los que, por muy importante que seas, debes dejarlo todo de lado para atender cuestiones más importantes.

Eso es lo que le ha ocurrido a Helena Resano, presentadora de La Sexta Noticias, que ha dejado de lado el plató de televisión donde acude cada mediodía por cuidar a la persona que quiere.

Ver resumen Ocultar resumen

Está claro que Risto Mejide se ha propuesto acabar, él solo, con el paro en España

Sólo así se entiende el trasiego de tertulianos que tiene en las últimas fechas.

Este jueves, le ha tocado el turno a Esperanza Aguirre, quien se ha estrenado en Todo es Mentira, tras varias semanas anunciándolo. 

Ver resumen Ocultar resumen

¿Puede ser Quique Peinado la persona que más presencia tenga en medios? 

Entre zapeos, buenismos, gagas, NBA y demás, es casi imposible no encontrar a diario al periodista en radio o televisión

Y ojo, que todavía tiene tiempo de tuitear, algo que enerva de forma notable a gran parte de la derecha más reaccionaria

Páginas