Clara Lago se disculpa por sus palabras en El Hormiguero

Fue la comidilla de Twitter cuando Clara Lago y Dani Rovira acudieron a El Hormiguero a presentar Ocho apellidos catalanes. Ante las preguntas de Pablo Motos se mostró altiva y distante; o eso es lo que entendieron muchos en las redes sociales. 

Sobre todo la polémica creció cuando la actriz valoró el peso de la fama ya que dijo que: "Nuestra fama es un coñazo. Y la situación se agrava con los teléfonos móviles". Tras estas palabras no dejaron de arreciar las críticas sobre la protagonista de la película de Emilio Martínez Lázaro. Las redes se inundaban de acusaciones de estar endiosada y de no valorar a los fans. Aunque para muchos siempre será de las más adorables actrices de este país

Un endiosamiento que Clara Lago ya quiso desmentir en la premiere de la secuela de Ocho apellidos vascos. Así ante los asistentes al acto dijo que se entendieron mal las palabras dichas por ella, en el programa de Antena 3.

Se le entendió mal

Así confirmó que: "O yo me expresé mal o se me ha malinterpretado". Además, añadió que "llevo 15 años trabajando en esto y son 15 años haciéndome fotos con todo el mundo y se agradece cuando valora tu trabajo"

Pero parece que buena parte del público no quedó conforme con esas explicaciones, ya que las críticas sobre su actitud siguieron proliferando. Lo cual ha llevado a que la actriz haya vuelto a aclarar el asunto. 

Lo ha hecho a través de su perfil oficial de Twitter. Allí ha dicho que tras varios días de reflexión había llegado el momento de pedir disculpas a quienes se hubieran ofendido. Por eso, Clara escribió que: "Lo siento a aquellos que haya ofendido sin querer; os quiero. A los que conocéis y me habéis apoyado y guiado en todo esto, Y gracias a todos, a los que me habéis pegado con la mano abierta y a los que habéis salido en mi defensa, porque todos habéis hecho que aprenda y, al fin y al cabo, la vida es un aprendizaje, y en eso estamos".

Un estreno muy exitoso

La actriz con esto pretende que las críticas que recibió cesen o al menos que quienes le criticaron tengan la explicación de lo que ella sintió. Además, también Dani Rovira (que forma una pareja de cine con ella) quiso aclarar el asunto-en el mismo preestreno- ya que para él tampoco había mucho donde rascar, porque "las declaraciones no son con mala intención, y son por intentar ser sinceros".

Aunque sí hizo autocrítica al decir que "quizás nos faltó decir que todo esto que sucede, al fin y al cabo, viene vestido de un cariño muy grande de la gente". Así añadió la receta perfecta que debe de ser: "buscar el equilibrio entre atender a los fans y que ellos entiendan que no somos robots"

De todas formas, no parece que lo ocurrido vaya a tener consecuencias muy negativas para ellos, o en concreto para su película, ya que el estreno de Ocho apellidos catalanes (que era de los más esperados) se ha convertido en el mejor del año 2015  en España. La cinta en su primer fin de semana ha sumado 1.117.678  espectadores y hasta un total de 7,6  millones de euros. Un exitazo. 

Fotos: Redes sociales

Ver resumen Ocultar resumen

Si algo tiene Ignatius Farray, es que su forma de expresar sentimientos es tremendamente honesta. 

Para bien y para mal. 

El cómico tinerfeño, lo mismo te hace una disertación sobre el alma, que te chupa en pezó que, como es el caso, te planta un meme con una lista de las batallas que ha lididado o sigue lidiando en su día a día

Ver resumen Ocultar resumen

Françoise Hardy, la cantautora, modelo y actriz francesa de 77 años, ha vuelto a la primera línea de la controversia como lo hizo en su juventud al luchar por el aborto o los anticonceptivos. Esta vez ha abogado abiertamente por la eutanasia al sentir que se encuentra en el final de su vida. Quiere el suicido asistido. Pide morir dignamente.

Ver resumen Ocultar resumen

Estamos ante una mujer peleona y de fuertes convicciones feministas y progresistas así que no es tan raro que Sara Sálamo se halle muy habitualmente en el centro de diversas controversias. Es actriz pero también ser humano libérrimo con opinión propia y, además, no tener miedo a expresarla.

Páginas