Cristina Pedroche y David Muñoz juntos... ¡y en la cama!

Ya lo decía Roxette, en su versión en español de su It must have been love: no sé si es amor pero lo parece. Pues amigos, en este caso, es amor y del bueno. La relación entre la televisiva Cristina Pedroche y el chef David Muñoz está cada vez más consolidada. Pero claro, hay que tener en cuenta que la pareja lleva saliendo, al menos que sepamos, desde enero. Y claro, están todavía en fase de cortejo, enamoramiento y maripositas en el estómago. ¡Qué bonito!

Cómo será la cosa, que no tienen problemas en mostrar al mundo entero lo enamoradísimos que están. Si ya les vimos de escapada en París, o comiéndose a besos en el Mutua Open de Madrid, ahora hemos podido disfrutar de ambos en la intimidad. Sí, sí, como lo lees. Cristina Pedroche y David Muñoz en la cama y nosotros de testigos. Eso sí, que nadie piense que va a ver nada más allá de los dos rombos. Tan sólo las piernas musculadas y atléticas de ambos, enrocadas en la cama. Romanticismo modo on. Y en la jornada electoral que tiene más mérito. 

Lo cierto es que, echando cuentas, los tortolitos no han podido estar juntos todo lo que hubieran querido. Y es que ya se sabe que Cristina es la presentadora de Pekín Express, que se estrena por cierto este lunes a las 22:30 en Antena 3. Pues bien, durante cuatro semanas hemos visto las imágenes de las andaduras de Cristina Pedroche en la capital china, donde la vemos vestida con la indumentaria típica, rodeada de los concursantes y en ropa deportiva (aunque eso sí, tanto ejercicio no es tan bueno porque la presentadora al parecer se cayó y tiene una herida en la rodilla).

Pero seguro que esa distancia no es problema para el amor entre Cristina y David. De hecho, no lo ha sido durante los últimos días puesto que Cristina no ha dudado en mantenerse en contacto con los suyos en la distancia. Así lo hacía saber también a través de su cuenta de Instagram, donde ha subido una imagen en la que vemos a la reportera haciendo Skype con sus padres y con David Muñoz, aunque por separado. ¡Mi familia! ¡Cuánto les echo de menos! Papá y mamá... gracias por cuidarme tanto siempre... @dabizdiverxo gracias por completarme... #magia #siempredelamano # siempre juntos (y varios corazones). 

¿Boda a la vista?

Lo cierto es que parece que Cristina y David van en serio. Muy en serio. Cómo será la cosa que hace poco lo confirmaba a los medios de comunicación, con los que Cristina no tiene reparos en hablar sobre su relación: ¿Quién dice que no hay que correr? Estoy enamorada y le he pedido que nos casemos por Twitter. Quizá algún día me diga que sí, por pesada (risas). Pero con él voy sin frenos y quiero casarme en cuanto se pueda. Efectivamente, Pedroche había subido una imagen a Twitter de ella con cara de no haber roto ni un plato con el siguiente mensaje: Oye @dabizdiverxo que ya no sé vivir sin ti... ¿te casas conmigo porfa? porfa porfa porfa... ¿Qué responderá David a todo esto?

Fotos: Instagram y Gtres

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Ocurre, con frecuencia, que el nombre que a alguien le ponen sus padres al nacer y que queda  en el registro no les gusta en su etapa adulta y deciden cambiárselo. Lo acaba provocando, en ocasiones más de una discusión familiar y enfado.

Pero esta situación es aún mucho más frecuente entre aquellos que acaban siendo famosos. Hacen sus primeros castings y un representante les aconseja, que lo mejor que puede hacer para triunfar es ponerse un nombre diferente, que enganche y que le haga ser alguien especial.

Ver resumen Ocultar resumen

Que complicado es ser uni niño famoso en la televisión. Si no, que le pregunten a Joselito o, sin remontarnos a hace medio siglo, a Eduardo García. ¿Quién? El actor que, durante años, interpretó a Josemi en Aquí no hay quien viva y que más tarde se convirtió en el díscolo Fran, en La que se avecina. En ambos casos, bajo la tutela paterna de José Luis Gil, primero como Juan Cuesta y luego como Enrique Pastor. 

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Cuando una persona mola, lo sabe todo el mundo pero, sobre todo, lo sabe la propia persona. Y, siendo sinceros, Lily Rose Depp mola muchísimo. Además, mola en el sentido más amplio de la palabra y eso que sólo tiene 16 años.

Desde que se diera a conocer, hace apenas cuatro meses, ha estado en todo sarao de relevancia moderna que se precia. Desfiles, front rows, fiestas, festivales... Y lo mejor es que todo lo que le pasa lo comparte con sus más de 575.000 seguidores de Instagram, que la adoran. 

Páginas