Cristina Rodríguez, de Supermodelo a Cámbiame con estilo propio

Telecinco - Martes a las 21:50

Escribió un libro titulado Cómo no ser una hortera de bolera, lo cual demuestra lo claras que tiene las cosas Cristina Rodríguez. Es rotunda en sus opiniones, en sus rizos y en su particularísimo estilo. Cristina Rodríguez no se niega al exceso aunque siempre (of course) en su justa medida. 

Ella es la estilista de la tele desde aquel Supermodelo que inauguró en Cuatro (en su prehistoria) toda una línea de espacios fashionistas con algo de reality, algo de concurso y mucho de pura risa. 

Jurado de Súpermodelo

De aquel lejano Supermodelo surgieron estrellas del panorama celebrity como Alba Carrillo o Malena Costa. Allí ejercía Cristina Rodríguez de tutora implacable con unas pupilas despistadísimas y, en más de un caso, absolutamente inapropiadas para las pasarelas. Pero bueno.  Ella fue uno de los personajes más carismáticos del talent, espacio en el que participaban otros seres de la galaxia fashion como el también estilista (fallecido trágicamente) de Daniel El Kum, la diseñadora Vicky Martín Berrocal o la mismísima Antonia Dell'Ate.

Una estilista de cine

Pero Cristina Rodríguez es mucho más que la estilista de espectacular cabellera rizada que sale en la tele. Ha trabajado como estilista en el cine para realizadores como Francis Ford Coppola, Carlos Saura y Álex de la Iglesia. Recientemente ha trabajado en la película Anacleto, agente secreto, con Quim Gutiérrez e Imanol Arias.

Ahí está Cristina Rodríguez

Cámbiame, porfi

Y ahora Cristina Rodríguez entretiene las sobremesas de este país transformando a los que acuden a Cámbiame para ser otros. Ella es la veterana del trío que forma junto a Pelayo y Natalia Ferviú, pero a loca no le gana nadie. En el buen sentido de la palabra, conste. Si hay que ponerse excesivo y dar la vuelta al compareciente en lo estético, Cristina Rodríguez lo hace. Pero siempre partiendo de un concepto claro, no al tuntún.

Hola, soy Cristina Rodríguez

Tal vez sea ese punto de rigor que Cristina Rodríguez posee la causa de que parezca la más severa de los tres transformadores de Cámbiame​. Pero ella es buena. Y llora como la que más cuando el resultado se exhibe ante familiares, amigos y telespectadores.

Cámbiame​ ha revolucionado la tele en la franja horaria de mediodía. Desde los tiempos de aquel impagable programa titulado Cambio radical que presentaba Ana Obregon en Antena 3, no se habían dado escenas así de desopilantes en la televisión de este país. Risas, llantos, gente del pueblo llano convertida en moderna, madres contentas... En fin, un poco de todo. Y Cristina Rodríguez está ahí.

Cristina Rodríguez en plan un poco sexy

Sobre su estilo dijo en una entrevista: A la hora de diseñar soy muy americana. Cristina Rodríguez también ha colaborado en el estilismo de la serie de tele ApachesNo para. Que siga el éxito y que la sigamos viendo en la tele. Y que también continúe con sus trabajos para el cine y las series de televisión. Y que reedite Cómo no ser una hortera de bolera a ver si aprendemos. O mejor, una segunda parte. 

Fotos: Gtres, Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Si algo no se le puede negar a Netflix es la variedad. Tiene películas y series de gran calidad, pero si se tiene que dar al entretenimiento puro y duro, de ese que se consume con media neurona, se da sin ningún problema.

Desde que descubrió el mundo de los realities, no ha habido manera de pararle y ha ofrecido auténticas joyas que, si bien no pasarán a los anales de la historia, sí nos hacen pasar un rato entretenido.

Ver resumen Ocultar resumen

A medio camino entre First Dates y Mask Singer se ha quedado uno de los últimos y más bizarros programas de Netflix.

Sexy Beasts se presenta como un dating show diferente y original, en el que los solteros que se presenten a buscar pareja, lo harán ataviados con tremendo maquillaje de animales, monstruos y bestias y una serie de prótesis para que sean, absolutamente, irreconocibles.

Ver resumen Ocultar resumen

"No, no he muerto"

¿Qué tiene que pasar para que una persona viva tenga que confirmar que lo está? Claramente, que alguien se lo cargue. 

Pues eso es lo que le ha pasado al Maestro Joao, quien ha tenido que salir al paso de la noticia de su propia muerte. Sin duda, el plato de peor gusto que alguien se puede desayunar. Aunque, siendo sinceros, ¿hay algo más satisfactorio que leer la muerte de uno mismo, sabiendo que no es así? 

Páginas