Cuando Carlos Lozano bebía los vientos por Mónica Hoyos

Carlos Lozano, quien fue presentador de Operación Triunfo, vuelve a formar parte de la actualidad televisiva y con más éxito que nunca gracias a su participación en el reality show Gran Hermano VIP. Un regreso por todo lo alto (con rueda de prensa épica desde Guadalix incluida) que, no sólo le ha valido un segundo puesto en GH VIP, sino el regreso por todo lo alto a la televisión patria, pues será el próximo presentador de Granjero busca esposa. 

Desapareció durante muchos años de la pequeña pantalla pero ahora Carlos vuelve a ser toda una estrella. Y como consecuencia, su ex Mónica Hoyos también (quien también ha encontrado acomodo televisivo como asesora del amor de Mujeres y Hombres y Viceversa). Eso sí, sus salarios distarán mucho de los mejor pagados en la TV USA, cuyas cifras son inimaginables para el resto de mortales

Y es que hubo una época en que la relación de Carlos Lozano y Mónica Hoyos ocupaba las portadas de todas las revistas nacionales. Ambos se conocieron en la reedición del antiguo concurso El precio justo. Fue allí donde el presentador conoció a la que más tarde se convertiría en la madre de su hija: Mónica Hoyos, que trabajaba en el programa como azafata.

Pero los comienzos no fueron del todo sencillos ya que por aquel entonces Mónica tenía un novio que no era Carlos. Pero aquel chico la terminó dejando debido a la insistencia que tenía el presentador por ella. Y es que Carlos Lozano era una suerte de Casanova (no trasnochado como estos 10 ejemplos de los que hay que cuidarse), con sonrisa embriagadora, que le hacía irresistible a cualquier mujer en la que se fijara. 

carlos-lozano-y-monica-hoyos

"Mi novio me dejó, era bastante inseguro. Yo estaba enamoradísima de él y me dejó a los 5 meses cuando vió que Carlos estaba todo el tiempo tras de mi", declaró Hoyos recientemente en Telecinco.

Y aunque Mónica al principio no estaba interesada en el que se convirtió en el yerno perfecto de los 90, terminó por caer rendida a sus encantos.

El amor surgió y en poco menos de tres meses ya estaban viviendo juntos. Según ha declarado Mónica a la revista Diez Minutos, Carlos le propuso casarse casi desde el primer momento que se conocieron. ¡Sí que fue un gran flechazo de amor!

Durante casi ocho años que estuvieron juntos tuvieron a Luna, su primera y única hija (que ahora tiene 12 años). 

el-nacimiento-de-su-hija-luna

Pero el fuerte carácter de ambos y la presión de llevar una vida pública ante las cámaras (con las supuestas infidelidades por parte de Carlos incluidas) hizo que el amor de esta pareja televisiva se acabara. Con la llegada del divorcio ambos se mantuvieron en una batalla continua que parecía llegar a ninguna parte. La buena relación que existía entre ellos se esfumó.

Hasta años después y gracias a su hija Luna que ha sido el motivo por el que la buena sintonía entre ellos ha vuelto. A pesar de que los dos han declarado que nunca volverían a ser pareja, lo cierto es que los presentadores mantienen una relación de diez. Tanto es así que Mónica reconoció a la revista Diez Minutos que hasta hace pocos meses pasaban incluso los fines de semana juntos. 

Parece que con la entrada de Carlos Lozano en GH VIP los buenos momentos de ambos vuelven a revivirse.

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Los reality shows llevan viviendo una época dorada en nuestro país desde que comenzó Gran Hermano allá por el año 2000. Y es que, aunque nos lo neguemos a nosotros mismos, todos somos un poco voyeurs y nos encanta saber lo que hacen los demás en su intimidad.

Ver resumen Ocultar resumen

Si algo no se le puede negar a Netflix es la variedad. Tiene películas y series de gran calidad, pero si se tiene que dar al entretenimiento puro y duro, de ese que se consume con media neurona, se da sin ningún problema.

Desde que descubrió el mundo de los realities, no ha habido manera de pararle y ha ofrecido auténticas joyas que, si bien no pasarán a los anales de la historia, sí nos hacen pasar un rato entretenido.

Ver resumen Ocultar resumen

A medio camino entre First Dates y Mask Singer se ha quedado uno de los últimos y más bizarros programas de Netflix.

Sexy Beasts se presenta como un dating show diferente y original, en el que los solteros que se presenten a buscar pareja, lo harán ataviados con tremendo maquillaje de animales, monstruos y bestias y una serie de prótesis para que sean, absolutamente, irreconocibles.

Páginas